martes, 17 de abril de 2018

GIG "Brave New World" Contante & Sonante Records 2018 Review





Genere: Soft rock/Country 
APRIL 30, 2018

Track list

01. Private O’Toole
02. Hernando’s Paradise
03. The Box
04. Peddler, Pete
05. Waiting
06. “Ramblin’ Dan
07. Little Flame
08. All There Is
09. Isle Of Pigs
10. Brave New World
11. All I’ll Ever Need


GIG Is: 

Randy Goodrum Lead and Background Vocals, B3
Dave Innis Background Vocals, Piano and Programming
Bruce Gaitsch Guitars and Programming

ADDITIONAL MUSICIANS:

Keith Carlock: Drums 
George Hawkins Jr.: Fretless Bass 
Janey Clewer: Background Vocals 
Dan Needham: Drums and Percussion 
Tim Denbo: Bass 
Billy Ward: Drums 
Charlie McCoy: Harmonica 
Doug Yowell: Drums 
Warren Wiebe: Lead and Background Vocals


Consideramos la primavera como la estación donde damos paso a la luz en su máximo esplendor y donde tímidamente nos vamos despojando de nuestras capas interiores por el cual vamos despertando de nuestro propio letargo. Es una época de cambio y transformación. Pensareis a cuenta de que viene esta pequeña entrada y a donde quiero llegar.

La música como tal es un sentimiento que en buena medida te acompaña a lo largo de tu vida. Muchas veces te sirve como un remedio a tu soledad y otras veces te acompaña en tus mejores momentos y con las personas que más quieres.Ese sentimiento siempre va unido a un estado de ánimo y la música es uno de sus máximos exponentes.

Estamos en un mundo totalmente digital donde una gran parte de la información la tenemos como diríamos a un solo clip.  No hay tiempo material para escuchar todo lo que pasa por nuestras manos. Hay tanta variedad que al final engullimos la música como si fuera una bolsa de patatas fritas.  De vez en cuando aparecen discos sobre los  que muestras un interés ya sea por la trayectoria de sus músicos o porque  piensas que esta vez pareces que has dado con lo que estabas buscando desde hace tiempo.  Reconozco que siempre me dejo llevar por la intuición y en muchos casos me ha sido efectiva.



Desde que se anunció este proyecto llamado GIG me produjo una gran alegría ya que contaba con grandes músicos de una reputación  musical intachable y por el que las expectativas  eran muy altas. (Randy Goodrum, Bruce Gaitsch, Dave Innis), componen este trio de ases.  Goodrum y Gaitsch, son dos grandes conocidos dentro del mundillo del Aor/West coast, compositores que han trabajado para artistas como Toto, Richard Marx, Steve Perry.  El tercero, Dave Innis ,quizás sería el menos conocido dentro de nuestro circuito, pero no menos importante porque pertenece a unas de las grandes bandas de country rock como son Restless Heart y dentro de su trayectoria ha compuesto para artistas como Peter Cetera, Kenny Rogers.

El símil con el que quise argumentar esa comparación entre la primavera y el disco en cuestión, es por ese cambio que muchos esperamos y que tímidamente va entrando para convertirse en algo bello y hermoso que en este caso sería esa luz entre tantos claroscuros.



“Brave NewWorld” lo componen diez canciones de una bellisima sencillez y con la máxima expresión poética que una gran puesta en escena requiere, desde la majestuosa maestría del virtuosismo de Gaitsch, pasando por la delicada voz de Goodrum.  Muchas reminiscencias puedes observar de sus trayectorias musicales en este disco, desde la acústica melódica de King of hearts, a las composiciones que siempre nos acompañaron entre los años ochenta y noventa con uno de los grandes referentes de la música americana como es Randy Goodrum.  Tambíen se aprecia esa influencia country en los arreglos de la banda Restless heart, todo una mezcla de sonidos que componen esta majestuosa obra que a nadie dejara indiferente y que aportan esa elegancia que en gran parte muchos echábamos de menos.




“Private O’Toole” desembarca timidamente este album como la tan preciada primavera suave.  Con mucho sentimiento nos va desmenuzando cada nota hasta dejarnos llevar por los ecos de la melodía. 
“Hernando’s Paradise” va entrando en calor pero sin abandonar ese ritmo suave y pausado. 
“The Box”, nos acerca a unos sonidos más jazzies con la sensual voz de Janey Clewer haciendo coros, una de las vocalistas que siempre me embelesaron desde que la escuche en su primer disco en solitario, como muchos sabéis Janey es la esposa del guitarrista Bruce Gaitsch y que tiene una sólida carrera profesional como compositora e instrumentista y que en los últimos años acompaña al propio Gaitsch en sus giras por diferente lugares.






“Peddler, Pete”, bonita balada de corte country con la armónica de Charlie McCoy, le sigue a la zaga otra delicia para el paladar como es “Waiting”, a groso modo la atmosfera relajante está muy presente en todo el disco, esos sorbos de buen hacer que componen una bella canción. “Ramblin’ Dan”, una clara influencia al sonido que podrimos encontrar en los discos de Gaitsch y su banda King of hearts, además con la participación de uno de sus miembros ilustre como es George Hawkins Jr.  El mismo caso lo tendríamos en una de mis canciones favoritas del disco “Little Flame” o la preciosa “All There Is”. ”Isle Of Pigs”, nos devuelve al lado más jazzie, ese jazz elegante y de salón, tan solo escuchar el piano del Sr Innis, nos encontramos con una pieza de exquisita facturación, con esa acústica de Gaitsch en consonancia con las notas de Dave Innis, envueltas con la susurrante voz de Goodrum. A mí me parece sublime. “Brave New World”, el corte más intimista del disco y con cierto toque más oscuro, quizás sería la canción menos brillante de este disco, aun así la estructura en si es bella. 

Warren Wiebe pone el punto al final al disco con “All I’ll Ever Need”.  Un tributo que va impreso en cada uno de los discos que publica el sello Contante y Sonante para este vocalista tristemente falleciodo hace veinte años. Que mejor manera para poner este broche de oro a tan inmensa obra. 

Una apuesta por las melodías hecha desde el corazón y con la única pretensión de hacer de la música esa parte bella que la vida no nos deja ver.

HIGHLY RECOMMENDED
Redactor: Juan Antonio Sanchez




Image and video hosting by TinyPic

viernes, 13 de abril de 2018

STATION " More Than The Moon" 2018 Review




Genre: Melodic Rock

Tracks

01. I Won't Break Your Heart
02. Cost Of The Sand
03. More Than The Moon
04. I Don't Mind
05. Lie To You
06. Easier Said Than Done
07. Still The One
08. Losing You
09. Always Be A Part Of Me
10. Northport Sunset
11. When I Came Undone
12. Walking Away
Band

Patrick Kearney - Vocals
Chris Lane - Guitar
Emi Asta - Bass
Tony Baptist - Drums


Tercer trabajo de esta banda que se presentó allá por el año 2013 con un EP producido por el gran Michael Wagener.  Ya con aquel EP me llamaron poderosamente la atención al practicar un Melodic Rock ochentero muy fresco que nada tenía que envidiar a las bandas americanas que nos asombraron en los años 90.  Su segundo lanzamiento se alejó algo del sonido que procesaban y ahora, dos años más tarde vuelven con nuevo trabajo bajo el brazo retomando el sonido que de principio querían plasmar en sus composiciones.

El disco no está mal, claro si te gusta ese hard rock con altibajos que de vez en cuando ofrece alguna que otra joya en su interior.  A nadie le desagradará escuchar himnos como el que abre el disco  I Won't Break Your Heart o el tema que da título al disco More Than The Moon que con algo más de producción hubiese sido un gran tema. También puede ser que las promos digitales no suenan al nivel que sonaría un cd físico pero bueno, es el riesgo que se tiene al trabajar con este tipo de material. 

Curioso el tema I Don't Mind donde encontramos algunos recuerdos de Bon Jovi ( Shot Through The Heart) justo antes de llegar al estribillo. Buen tema la verdad aunque últimamente observo una curiosa ola de versiones no reconocidas de clásicos. ¿ Es tan complicado no sonar a bandas tan reconocibles?

El disco ofrece la balada  Lie To You donde una vez mas la voz no llega a transmitir del todo, quizás este tipo de voces no me llenen. Busco algo más sencillo, algo más sutil que transmita mucho más sentimiento. Aún así, buen medio tiempo.

Con Easier Said Than Done vuelven a ofrecernos la formula de medio tiempo con buenos coros y un estribillo trabajado aunque no llega a ser rompedor.    Quizás de la segunda parte del disco me quede con Losing You donde la atmósfera si que me convence y donde no hay gritos, no hay tonos elevados que distorsione la melodía de la composición.  



El resto, Always Be A Part Of Me y When I Came Undone demuestran que Station tiene las ideas claras sobre lo que el sonido ochentero significó en aquella época.  Buenos temas con ritmos sugerentes y estribillos comerciales.

Cierran el disco con una balada acústica que quizás queda algo coja con respecto al resto de composiciones al no ofrecer nada relevante en ejecución. Melodías planas que contrastan con el resto de temas donde cuidan muy mucho este aspecto.

Sin duda es un buen disco de Melodic Rock que mucho me temo pasará desapercibido para la gran mayoría acostumbrada a otro tipo de lanzamientos comerciales hoy en día. Es cierto que ofrecen algo diferente a lo que recibimos normalmente pero creo que no es suficiente como para captar la atención requerida. A mi personalmente su vocalista no me convence, no lo hace para nada mal pero no es el prototipo de voz que espero en unas composiciones de este tipo. Pero sobre esto, por supuesto, todo es opinable.

Os invito a salir de la rutina y que deis una oportunidad a esta formación que ha trabajado duro para hacernos recordar que hace muchos, muchos años, el hard rock melódico fue el protagonista de nuestras vidas.   

Recomendado
Recommended.

Antonio AORLAND



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 9 de abril de 2018

Bonfire "Temple Of Lies " AFM RECORDS 2018 REVIEW




Genre: Hardrock 
Out: April 13, 2018 

Band

Alexx Stahl (Vocals)
Hans Ziller (Guitar)
Frank Pané (Guitar)
Ronnie Parkes (Bass)
Tim Breideband (Drums) 

Tracks

In The Beginning
Temple Of Lies 
On The Wings Of An Angel 
Feed The Fire (Like The Bonfire) 
Stand Or Fall 
Comin' Home 
I'll Never Be Loved By You 
Fly Away 
Love The Way You Hate Me 
Crazy Over You 
Comin' Home (Extended Acoustic Version) 
Friedensreich II - The Return Of The Zünsler Into The T.O.L.”



Ya lo dije en la reseña de su anterior trabajo. Bonfire estaban creciendo de nuevo una vez dejado atrás el pasado. Si es cierto que muchos de vosotros seguís asociando a esta gran formación con su vocalista de toda la vida pero en algunas ocasiones no hay mal que por bien no venga. Si tu etapa con David Reece su futuro se oscureció ligeramente ofreciendo quizás la cara menos comercial de una formación que siempre se había caracterizado por todo lo contrario con Alexx Stahl han vuelto a la senda de la melodía y de esos rifs de vértigo que Hans ha sabido recuperar de su baúl mágico.

Con Temple Of Lies espero que por fín todos aquellos seguidores de Bonfire se reconcilien con la banda y comiencen a disfrutar de una etapa que se prevee cuanto menos apasionante. Este nuevo lanzamiento contiene todos los ingredientes que hicieron grandes a esta formación desde sus comienzos. Quizás están volviendo a la etapa de sus dos primeros lanzamientos donde alejados del sonido americano que después nos ofrecieron, asentaron gran parte de su prestigio.




Tras ofrecer marcha con su primer tema, tras la introducción In The Beginning, nos golpean con fuerza con todo un himno, " On The Wings Of An Angel" donde Bonfire demuestran estar en gran forma. Vuelven los teclados de fantasía y los estribillos insuperables que solo Hans sabe componer. Alexx lo da todo en un tema que dará que hablar.

Irremediablemente el disco os recordará en algunas composiciones al inolvidable Clauss, como puede ser en "Feed The Fire (Like The Bonfire)" donde el sonido añejo vuelve a ser mostrado. Un tema perfectamente adornado con una base musical sencillamente sobresaliente. 

Tanto en su anterior lanzamiento como en este nuevo trabajo encontramos esos temas con un ritmo frenético pero a la vez tan melódicos que a uno se le pasa volando ya que hacen disfrutar de cada segundo al ser un sonido tan característico de Bonfire. Atentos a Temple Of Lies  y Stand Or Fall .

 

Otros de los fuertes de esta formación son las baladas. Con Comin' Home  nos dan un respiro ofreciendo el lado más íntimo de una banda que repito, renace de sus cenizas.  De nuevo, con I'll Never Be Loved By You rompen moldes y devuelven el disco a la senda que todo buen seguidor de la formación demanda, estribillos comerciales y unas guitarras de nuevos afiladas de la mano de Hans.

Sin darnos respiro alguno, Fly Away consigue alargar la sonrisa de nuestro rostro adentrándonos de nuevo en el universo Bonfire donde se disfruta de nuevo de pasajes apasionantes de melodías y donde las guitarras vuelven a jugar un papel imprescindible para mantener toda nuestra atención.  Con Love The Way You Hate Me vuelven a situarnos en los mejores momentos vividos por estos alemanes incombustibles.

Despiden el disco por todo lo alto, Crazy Over You, un tema muy bien construido pero que en el estribillo nos lleva directo a temas compuestos por Desmond Child. Os dejo que vosotros mismos veáis a que os suena el tema.

Solo recomendaros que deis una escucha a este fantástico nuevo trabajo de Bonfire donde vuelven a demostrar que una banda puede llegar a reinventarse aun perdiendo un importante eslabón de su cadena. 

Enhorabuena a Bonfire por volver a conseguirlo !

Muy Recomendado.
Highly Recommended

Antonio AORLAND








Image and video hosting by TinyPic

ISSA “RUN WITH THE PACK” FRONTIERS 2018 REVIEW




Frontiers music s.r.l. 20 April 2018 

Tracklist:

1. Am I Losin’ You 
2. Run With The Pack
3. Sacrifice Me (feat. Deen Castronovo)
4. How Long
5. The Sound Of Yesterday
6. Come Back Again Now
7. Talk To Your Heart
8. Bittersweet
9. Closer To You
10. Irreplaceable
11. Everything To Me


Band:
Issa Oversveen – vocals
Simone Mularoni – guitars
Alessandro Del Vecchio – keyboards
Andrea ToWer Torricini - bass,
Marco Di Salvia – drums

Poca presentación necesita esta noruega en lo que es la presentación de su 5º disco de estudio para el cual se ha rodeado de una alineación típica de la factoría Frontiers en cuanto a las labores de desarrollo de los temas y producción. Con todo ello podemos esperar un producto que no diste mucho de lo que últimamente venimos escuchando pero que desde Aorland vamos a intentar sacarle el jugo posible y llevároslo a vuestros ojos para que evaluéis si el producto merece la pena o no.

Con una milimétrica melodía perfectamente calculada se abre “Am I losin´ you” que me demuestra que esta cantante es capaz de hacer unos fantásticos temas que agradan cuando modula su voz y la sitúa en escalas algo más bajas, haciendo que el tema discurra cual río sin ningún elemento que frene su discurrir y si encima añadimos que tiene al gran Mularoni a las guitarras le dota con un plus de potencia que compacta el tema y hace que me parezca un acierto incluirlo para abrir este trabajo.

La potencia se desata con el tema que da título al nuevo larga duración: “Run with the pack” y aquí se desata la tormenta melódica haciendo que cada instrumento aumente de coraje y fortaleza a la par que empieza a forzar la voz hacia registros que no acaban de cuadrarme mucho como en la entrada del estribillo que me supone un pequeño rechinar de dientes unido a que no me entra como está ejecutado ya que se me asimila a cuando suena que se va a desatar una tormenta de proporciones épicas con rayos y truenos que suenan atronadores pero luego ni llueve.

El segundo single “Sacrifice me” cuenta con el extra de la aportación como segunda voz a Deen Castronovo. Con estos mimbres el cesto casi se compra sin verlo pero, siempre hay un pero, el tema no cuaja del todo y es que no encuentro el feelin´ necesario que descargue ese chute de adrenalina que necesito. Hay momentos que me parece ver a unos Pimpinela inconexos, yendo cada uno por un lado sin apreciar ese contrapunto que deberían darse entre ellos.

Con ello no intento desanimar a nadie sino ser sincero conmigo mismo y con vosotros a la hora de desgranaros lo que me transmite y por ejemplo llega “How long” que me llega muchísimo y me recuerda a las mejores voces femeninas de los 80 y a un tema que si estuviera en algún disco de mis queridas Heart me hubiera conquistado al instante. Pura melodía con un estribillo sensacional y un sólo grandioso. Todo ello se junta y claro no puede más que conducirlos al éxito sin duda alguna al ser uno de los grandes temas que nos presenta.

El momento romántico nos llega de la mano de “The sound of yesterday” que cabalga a camino entre balada y medio tiempo por los amplios parajes que nos intenta hacer ver a pesar de que en ciertos tramos suba la energía pero ello no oculta que el maestro Del Vecchio ha estado metido en la elaboración de este disco y que Issa canta muy bien pero que hay momentos, esta canción es un ejemplo, en que el tono es tan agudo que he temido por los cristales del salón que han empezado a vibrar en demasía.

“Come back again now” ha sido el single elegido como presentación y refleja lo que nos ha ofrecido desde su primer lanzamiento y no es otra cosa que canciones con excelsas melodías y de fácil digestión, muy directas y sin complicaciones. Éste es su estilo y si no te gusta pues no deberías seguirla pero como a mí me llama pues debo continuar disfrutando de ella. Un tema muy melódico y lleno de sensualidad y garra, como suele caracterizarse ella que ha sido otro acierto su elección como avanzadilla.

Balada camuflada es “Talk to your heart” en donde volvemos a la disyuntiva de que hacemos con su voz ya que se desgañita viva en algunos momentos cuando el tema tampoco es que requiera esfuerzos sobrehumanos ya que el tema no precisa el meterle agudos tan exacerbados en ciertos momentos, todo lo contrario que “Bittersweet” donde está más cautelosa y la ejecución es más comedida (aunque en momentos parezca un caballo desbocado al que hay que tirar de las bridas para que no empiece a desobedecer las órdenes) lo que le da un punto a favor.

“Closer to you” es un buen tema donde la melodía vuelve a brillar pero que, de nuevo, peca de un estribillo que no remata la faena y queda con la sensación de haber sido un gatillazo en toda regla. Con muy buenas intenciones y ganas de agradar, siendo un tema directo pero con esa pequeña rémora que lo detiene y hace que apruebe pero muy raspado.

Llegamos a otra balada: “Irreplaceable”, y van ya unas cuantas. En mi opinión personal quizás ha abusado un poco de estos temas más lentos en detrimento de aquellos más frescos y “bailables” que le daban más juego y eran más disfrutables.

El cierre con “Everything to me” no hace más que demostrar lo dicho. Acabar con una balada me da un bajón enorme ya que necesito que un disco empiece y acabe con ritmo, si se quiere incluir balada o acústico lo mejor es meterlo como bonus que, a mi parecer, queda más bonito y hace que un disco acabe de forma álgida. Qué es muy bonita y no lo niego pero su posición en este disco no me acaba de cuadrar.

En resumen, un disco que se disfruta sin más pero que desde mi punto de vista ha bajado respecto a los anteriores algunos peldaños y es que el abuso de medios tiempos y baladas creo que hace que se vuelva algo anodino y pierda esa esencia que en otros trabajos nos demostró. Con ello no es un mal disco pero, sinceramente, esperaba algo más.

Recommended.
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 7 de abril de 2018

JAMES CHRISTIAN “CRAVING” FRONTIERS 2018 REVIEW



Frontiers music s.r.l. 20 April 2018 

Tracklist:

Heaven Is a Place in Hell
Wild Boys
Craving
Jesus Wept
World Of Possibility
Sidewinder
I won’t Cry
If There’s a God
Love Is the Answer
Black Wasn’t Black
Amen

Band:

James Christian: Lead Vocal, Acoustic Guitar, Background Vocals 
Billy Seidman : Additional Acoustic Guitars 
Tommy Denander : Guitars, Bass, Keys (Wild Boys, Love Is The Answer, Sidewinder, I Won’t Cry) 
Jimi Bell : Guitars (Black Wasn’t Black)
Pete Alpenborg : Guitars and Bass (Jesus Wept) 
Alessandro Del Vecchio : Keyboards (Jesus Wept) 
Clif Magness : All Instruments (Craving) 
Josh Freese : Drums (Craving)

“A delicious album to listen without hurries“


Nuevo disco en solitario, el cuarto ya, del cantante de House of Lords desde el último publicado en 2013 y que en este caso se ha rodeado de un importante elenco de artistas de la talla de: Tommy Denander, Chris Pelcer, Jimi Bell, Clif Magness, Alessandro Del Vecchio, Richard Hymas, Charlie Mason y Jeff Kent.

Voy a partir del hecho que ya su voz no es la de antes y espero que haya sabido amoldar la entonación que ahora tiene con la música no intentando llegar a escalas imposibles para él sino a unas notas más bajas y es que en los últimos discos de HOL creo que le costaba y ello le penalizaba sobremanera, por no decir en sus actuaciones en directo. Lo que si me llama la atención ya desde el inicio es que los temas son bastante cortos (pocos llegan a los 4 minutos) lo que me invita a pensar que son bastante directos y asimilables, dejando las florituras para su banda.

Vamos a comenzar a diseccionar este nuevo trabajo con “Heaven is a place in hell” que abre este larga duración y que denota un cambio de tercio respecto a HOL en un tema más tranquilo y pausado y en donde veo que la voz pasa como a un plano secundario como si tuviera una niebla delante y se sabe que está pero no dónde. Vuelvo a comentar que lo que nos mandan es un streaming e igual el sonido luego es mejor pero aquí parece estar atrás y además se acompaña de coros y efectos lo que la hace algo más artificial. No está mal para comenzar pero no ofrece ninguna bocanada de aire que nos abra nuestras vías respiratorias.

Con el siguiente: “Wild boys” parece intentar subir un escalafón las revoluciones en ciertas partes del tema en donde quiero entrever la mano de Denander con los sintetizadores, dándole un poco más de profundidad pero es otro tema que se puede escuchar mientras está ejecutando cualquier tarea doméstica de fondo sin prestarle más atención. Mención especial para el sólo que es de lo más destacable, de la mano del gran Tommy..

Vamos a deleitarnos con el maestro Magness tocando todo en el tema que da título al disco: “Craving” mientras Christian adorna este tema semiacústico con su voz. Perfecto para una cena de enamorados mientras coges a tu pareja de la cintura y ejecutas esos pasos que tuviste que aprender el día de tu boda para que fuera inolvidable y no metieras la pata. Un tema muy dulce que me vale a tener en cuanta como de los más destacados del disco.

“Jesus wept” es como un tema coral en esas iglesias baptistas adornado con algo de guitarra y que es de muy bella factura y de agradable escucha y perfecta ejecución. Se nota aquí el esfuerzo de Del Vecchio y como su labor como productor, instrumentista y multilabores tiene sus resultados en forma de muy buenos temas.

Seguimos en la misma vertiente con “World of possibility” que quizás sea aún más acústico y pausado si cabe y en donde esa guitarra marca el devenir de un tema que me hace recordar a algunos de Bryan Adams en donde cogía esa vertiente con la guitarra española y se entroncaba en temas preciosistas que variaban el rumbo rockero que solía ofrecernos. Quizás algo anodino ya que es de los más largos.

Pero entra la vena que más me gusta con “Sidewinter” y Denander en estado puro a las guitarras, subiendo algo las revoluciones en un tema que no termina de engancharme al faltarle un estribillo de categoría pero que me entra más en la onda de lo que ahora estoy escuchando y que me llena.

“I won´t cry” es la típica balada que era de esperar, con el título que nos ofrece. Sigo pensando que por lo menos es honesto y en vez de sacar este disco con el nombre de HOL (algunos miembros le acompañan aquí) lo cual no casaría, lo edita con el suyo y es todo un acierto porque me parece un disco muy intimista y alejado de lo que hace de la otra forma. Es un disco que le apetece hacer en casa con los suyos y cabe darle la enhorabuena por ello ya que ahora mismo grabar un disco supone un riesgo destacable.

La siguiente:”If there´s a God” no se aleja de esa vertiente acústica y nos intenta iluminar a los creyentes en busca de la divinidad.

Y aquí está lo que estaba buscando en el disco, ese tema de relumbrón que sé que el bueno de James tiene la capacidad de hacer. “Love is the answer” es el culmen de este trabajo con una ejecución formidable, melodías grandiosas y un estribillo de kilates. Ëste si me encanta y me hace disfrutar como un enano de esas guitarras algo más subidas, coros perfectamente introducidos y un tema más “movidillo” de la pauta que lleva el resto del álbum.

Se nota como Mr. Bell está en este tema desde el inicio y es que ese aroma guitarrero de “Black wasn´t black” asoma por todos los poros para dar otro tema con mucha energía (parece que los ha dejado para el final) que denota que no ha perdido su fuerza y que, como he dicho antes, ha hecho el disco que le apetecía sin cortapisas.

Cierra con “Amen” a modo de despedida final deseando que nos haya gustado este disco, que conmigo lo ha logrado aunque sea en otra vertiente en la que me muevo como ya he comentado antes.

En resumen, un disco de fácil escucha e ideal para tener cómo música ambiente en cualquier reunión con amigos ya que no desagrada en absoluto y nos muestra la faceta más tierna de James, siendo casi un disco acústico bien elaborado y rodeado de grandes músicos que le hacen la tarea más fácil.

Recommended
Redactor: Manuel García






Image and video hosting by TinyPic

PERFECT PLAN “ALL RISE” FRONTIERS 2018 REVIEW





Frontiers music s.r.l. 20 April 2018 
Genre: Melodic Rock. 

Tracklist:

1. Bad City Woman 
2. In And Out Of Love
3. Stone Cold Lover
4. Gone Too Far
5. What Goes Around
6. Too Late
7. Can’t Turn Back
8. Never Surrender
9. 1985
10. What Can I Do
11. Heaven In Your Eyes

Band:

Kent Hilli voz
Rolf Nordström guitarra
P-O Sedin bajo
Fredrik Forsberg batería
Leif Ehlin teclados 

“A good melodic job to start this year” 


Bastante desconocidos en el panorama del Hard/AOR, llega a nuestra vida una banda formada en 2014 y que no ha parado de componer hasta que en 2017 entran a formar parte de la “familia” de Frontiers Music hasta la actualidad dónde tenemos el placer de desgranar su disco debut.

Comenzamos a abrir el tarro de las esencias con “Bad city woman” donde la presencia de esos teclados que empapan el ambiente y dotan de empaque hace que la canción comience a mecerse cual anciano en una mecedora a merced del empuje que haya suministrado al escuchar los primeros acordes de la canción. Es un tema muy Survivor donde descubrir la fantástica voz de Kent es todo un soplo de esa brisa marina que en verano estimula nuestros sentidos cuando nos azota en el rostro. Mucha melodía y una aceleración perfecta al introducir el estribillo, dejándonos claro por donde pretenden enfocar este álbum.

El single que tanto ha revolucionado a los que seguimos este estilo fue “In and out of love” cuya esencia nos hace rememorar los laureados 80 con esa composición tan elegante y llena de sentimiento que transmite unas ganas enormes por vivir en plenitud desde los primeros acordes. Es ese dejâ vu que de cuando en cuando se traslada en forma de notas musicales a nuestro cerebro el cual busca en su “biblioteca” ese recuerdo al que trasladar nuestro subconsciente y hacer reverdecer aquellos momentos tan estupendos que tuvimos la suerte de poder disfrutar. Me encanta la modulación de la voz y cómo cada instrumento está ejecutado y eso que hablamos de un streaming por lo que la calidad en el original que formará parte de mi colección y espero que de la vuestra, será devastadora.

Pero he aquí que con “Stone cold lover” sucede un ligero endurecimiento y estirón acelerando el tema como si pisaras el acelerador de tu coche inconscientemente provocando que el cuentakilómetros ascienda de modo peligroso hacia una velocidad que el radar puede tratar de peligrosa aunque no lo sea en la realidad. Puede que en el estribillo le encuentre la primera pega y es que lleva la pinta de hacer que el coche se agarre en esa curva cuyo peralte está perfectamente calibrado pero en un momento dado tenemos que efectuar una corrección en el giro del volante para evitar que nos sacuda hacia el exterior de ella. Le falta algo que empaque todo ese estribillo y además el sonido del teclado creo que está algo elevado y peca de intentar robar protagonismo al resto de instrumentos lo cual no le favorece en absoluto. Aún así el tema está muy bien.

Y nos toca derrapar con “Gone too far” que no sé cómo tras una línea muy aceptable llega a un estribillo que lo capa por completo y acaba por hacer que la decepción me sacuda por completo. Os aseguro que he tenido que oirlo varias veces en distintos momentos para ver si era una percepción puntual mía pero es que cada vez me daban más ganas de pasarlo para adelante. No lo he entendido en absoluto y salvo el sólo de guitarra que me parece muy bueno pero es una piedra en el camino que llevaban porque creo que no encaja con lo que pretendían mostrarme desde un inicio, trasladándose a un estilo muy Europe actual que no digo que esté mal ni mucho menos pero hay que entenderlo según la inclinación que ahora llevan y Perfect plan no traía esa dinámica o parecía no plantearla con los anteriores temas.

“What goes around” me vuelve a dar la razón y parece que esa piedra se transforma en un canto de considerable medida. Otro tema que es divertido y fiestero pero que no me transmite nada del otro mundo y eso que hay pasajes que me gustan pero se trata de evaluar el tema en su conjunto no en trozos y no puedo más que decir lo mismo casi que el anterior (la parte del sólo me encanta con ese juego de teclado y sintetizador).

A ver si esto remonta y “Too late” tiene todas las papeletas para hacerlo ya que sólo hace falta que abran la ventana para que salga el aire viciado y entre esa bocanada fresca que refresque las ideas y permita que se tomen un respiro con un tema donde la melodía vuelve a hacer su acto de aparición y ese estribillo ya me hace sudar de gusto con cada nota que fluye en el ambiente y deja un olor floral como el suavizante cada vez que abrimos la lavadora para tender la ropa. Aquí ya todo cobra sentido y se nota lo que pretenden ofrecer sin tantas notas inconexas como me parecían las anteriores.


“Can´t turn back” es ese producto típico de esta compañía italiana. Si me dicen que es un tema sobrante del disco de Revolution Saints me lo creo porque lleva el mismo tempo y entonación, se pierde un poco el timbre que tenía el cantante hasta ahora para parecerse a Castronovo, vamos en la info que nos ofrece la compañía no pone nada pero si me dicen que ha participado me lo creo. Batería muy simplona y machacona durante todo el minutaje que llega a “cansar” aunque por el resto es un tema aceptable sin más y creo que a estas alturas ya he visto lo que me querían vender y creo que mi mente pensaba que era más de lo que la realidad me ha hecho descubrir.

Y mis ojos comenzaron a dilatarse y empecé a observar con toda la nitidez que pude las maravillas del paraíso como debió de ser cuando Adán mordió la manzana que Eva le ofreció. “Never surrender” es una apología del buen gusto y de un tema que me captura desde el comienzo y que me hace preguntarme por qué no han hecho ésto desde el principio y me han hecho pasar por ese sendero sinuoso en vez de enviarme por la autopista cómodamente y disfrutando del paisaje. Aquí si me demuestran que saben hacer grandiosos temas y que son capaces de perpetrar unas melodías fantásticas y todo ello escuchando los instrumentos con más claridad haciendo que la batería no sea tan monótona y los teclados no estén tan subidos. Grandioso.

Pero el espejismo se difumina con “1985” y eso que es un tema más aceptable a camino entre las dos vertientes que nos han ofrecido y que tiene un buen desarrollo y ejecución pero que no acaba de estar en su punto y tiende al problema de estar poco cocinado y quizás habría que pasarlo un poco antes de ofrecérselo al público en la carta de ese día.

Lo mismo sucede con “What can I do” que juega con esa doble vertiente de ser melódico e intentar formar parte de uno de los grandes temas pero se queda en ese quiero y no puedo, haciendo que no llegue a todo lo que debería de ofrecer y ser más precioso el envoltorio que el contenido. De nuevo el teclado quiere demasiado protagonismo, sacrificando parte de los instrumentos aunque aquí no se nota con tanta fuerza.

Cierran con otro de los grandes temas “Heaven in your eyes” que se me hace Foreigner total y me encanta pero como vengo de esta montaña rusa no sé ya que pensar. Creo que cuando tenga el disco colocaré los temas cómo creo que deben ir para poder disfrutarlo algo más porque parece como si Tarantino hubiera metido la mano pero se le hubiera ido la cabeza con el whisky y los hubiera colocado a oscuras y sin ton ni son.

En resumen, un disco que tenía muchas esperanzas de que fuera uno de los grandes de este año y más cuando en la info te lo publicitan cómo similar a uno de mis grupos de cabecera (Work Of Art). Aún con todo ello intento encontrarle algo de parecido y no lo consigo. En fin que no está mal y tiene canciones muy destacables pero en su conjunto me parece bastante irregular en su desarrollo que no en su ejecución y creo que debieran de haberle dado algunas vueltas más antes de publicarlo.


Recommended
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic

sábado, 24 de marzo de 2018

7 ALMAS "ABRE LOS OJOS" THE FISH FACTORY 2018 REVIEW



Genre: Melodic Rock
Out: 23/02
Label: The Fish Factory

Temas

Siempre vas a estar
Cuando me Miras
Nunca Vuelvas
Abre los Ojos
Invierno en Octubre
Revolución
Tu en mi vida
Ya no estás
El reino del Placer
El templo del Sol
Contigo

Banda

Israel Hernansáiz: Voz
Óscar J. López: Guitarras
Óscar Salas " Cherokee" : Bajo
Carlos Mora: Teclados
Óscar Pérez: Batería.

Han pasado más de tres años desde su primer lanzamiento " Nueva Tierra" con el que cautivaron tanto a la crítica como al público. He tenido el placer de verles en directo en numerosas ocasiones y solo puedo hablar maravillas de ellos. Siempre ofrecen un sonido limpio, sin complicaciones y dando a cada instrumento su parcela lo que hoy en día es bastante complicado de ver sobre los escenarios. Siempre suenan compactos y sus lanzamientos hasta el momento dejan muy gratas sensaciones.

Nada deben demostrarnos ya que todo lo consiguieron con su primer lanzamiento. Una banda a la que Jose Herrera prestó especial atención resaltando en todo su momento su potencial. Quizás no sea nada descabellado decir que desde Sangre Azul son la banda con más tablas que he tenido el placer de presenciar sobre un escenario a nivel nacional.  Lo mismo podría decir de sus dos lanzamientos. Dos discos que ofrecen melodías y calidad a raudales. Composiciones maduras y con letras bien elaboradas que consiguen empastar a la perfección con su base musical.



Nada ha cambiado dentro de la formación lo que aporta estabilidad y eso se plasma de nuevo en estos nuevos 11 temas.  Continúan ofreciendo baladas sentidas como Invierno en Octubre, Tú en mi vida  ó Contigo donde una vez más demuestran que los medios tiempos los controlan sobre manera.  Tampoco faltan esos temas tan reconocibles como Revolución donde ofrecen su lado más melódico junto a guitarras amables que acompañan a Israel en el desarrollo del mismo.

Queda claro que si el anterior disco os apasionó con este nuevo lanzamiento van a volver a conseguir captar toda vuestra atención. El espíritu de Sangre Azul corre por sus venas, sino, escuchar El Reino del Placer o Abre los Ojos. Cualquiera de estos dos temas alcanzan un nivel descomunal y bien podrían ser parte de los temas compuestos por aquella gran formación. 

No tengo dudas de que 7 Almas han alcanzado la madurez musical que muy pocas bandas demuestran a estas alturas. El templo del Sol nos muestra de nuevo la rabia contenida de una formación que debiese romper el mercado nacional porque se merecen ser reconocidas como una de las mejores formaciones de este país. Se que cantar en Español es un handicap en este estilo musical pero les debería de bastar para que abramos los ojos y reconozcamos que Sangre Azul tienen sucesores.

Nadie debería pasar por alto este nuevo lanzamiento porque sinceramente, creo que pocas veces vamos a tener la oportunidad de disfrutar de un disco tan bien elaborado. El trabajo de Óscar López en la producción es digno de alabar. Menudo sonido ha obtenido. Enhorabuena.

Felicidades a Israel, Óscar López, Óscar Salas, Carlos  y Óscar Pérez por el discazo que nos habéis regalado. Tres años parece demasiado tiempo para publicar una continuación de un gran primer trabajo pero la espera finalmente ha merecido la pena. 

Solo queda que el público tenga la oportunidad de disfrutar de vuestro directos para que de una vez por todas se den cuenta de que lo nacional, merece mucho la pena. Os deseo toda la suerte del mundo para este nuevo lanzamiento y espero poder saludaros en breve en algún concierto que seguro, en breve ofreceréis por la capital.

No dudeis en comprarlo.....no os defraudarán.

Highly Recommended
Redactor: Antonio AORLAND


Reseña de su anterior lanzamiento

http://megustaelaor.blogspot.com.es/2014/12/resena-7-almas-nueva-tierra-2014-fish.html



Image and video hosting by TinyPic

jueves, 8 de marzo de 2018

No Hot Ashes "No Hot Ashes" Frontiers 2018 Review




Frontiers Music s.r.l. 23 de marzo de 2018

Tracklist:

Come Alive
Good To Look Back
Satisfied
Boulders
I’m Back
Glow
Over Again
Jonny Redhead
Souls
Running Red Lights


Band:

Bass - Paul Boyd
Keyboards - Tommy Dickson
Guitar - Niall Diver
Guitar - Davey Irvine
Vocals - Eamon Nancarrow
Drums - Steve Strange

Special guest:
Pat (The Professor) McManus – Fiddle on 'I Will'

“A diamond of great purity”


“Nueva banda irlandesa” formada por Paul Boyd (Bajo), Tommy Dickson (Keys), Steve Strange (batería), Eamon Nancarrow (voz), Niall Diver y Davey Irvine (Guitarras), y digo nueva porque llevan 34 años juntos y nos presentan su álbum debut. Formada en 1983, lanzaron su primer sencillo "She Drives Me Crazy" en 1986 y en 1988 la banda firmó un contrato discográfico con GWR Records y grabaron su primer álbum ese mismo año pero hubo diversos problemas que hicieron que éste no fuese editado al final. En septiembre de 2013 No Hot Ashes se reformó para un concierto tributo y desde entonces han participado en giras y festivales importantes como en Frontiers o el Rockingham. 

Pero este disco viene también marcado por el infortunio pues uno de los miembros fundadores y bajista, Paul Boyd falleció de cáncer en enero del año pasado y a su memoria le dedican este disco.

El aire rockero clásico se hace eco en el inicio con “Come alive” en donde la profusión de teclados dan un toque fiestero al tema y hace que sea de fácil y agradable disfrute y posea ese don que tienen algunos temas que se enganchan como una sanguijuela a tu piel con sus ventosas y hace que no te quites el estribillo y la cadencia que presenta el tema de tu cabeza, haciendo que con cada escucha más lo disfrutes. Gran inicio que me ha sorprendido muy gratamente.

Ese aire añejo se vuelve a notar en “Good to look back” que debe ser del gusto de mi pequeña Alejandra pues se ha puesto a bailar y aplaudir con este tema así que denota que provoca buenas vibraciones (y eso que es casi la 1 de la madrugada cuando estoy haciendo esta reseña) y un buen gusto por la melodía sin grandes estruendos pero con una pasmosa efectividad y buen hacer en un tema que es de fácil degustación.

Que genial inicio de “Satisfied” en donde el teclado y la guitarra toman protagonismo en una canción ideal para comenzar una velada en compañía de grandes amigos que desembocará en una inolvidable noche de risas y confidencias con este tema de fondo acariciando cada gesto de complicidad entre ellos. Cada vez me está gustando más este delicioso aroma que me ha tocado disfrutar.

La parte elegante y de etiqueta tiene por nombre “Boulders” y es toda una lección de buen gusto y de cómo se debe de encarar cualquier tema desde un saber hacer descomunal y una clase magistral hasta como introducir cada nota o arreglo para enriquecerlo y compactarlo de un modo maravilloso. Uno de los grandes temas del disco que no podéis dejar de oír.

La declaración de intenciones corre a cargo de “I´m back” que me maravilla ese colchón de teclados que conduce todo el tema por el carril sin moverse ni un milímetro hacia el arcén ni dar un mal volantazo. Parece que lleva control remoto y nos permite soltar las manos del volante y mover nuestro cuerpo al antojo que nos marca el tema en sus diferentes vertientes, melódica o rockera. Cuanto buen hacer hay oculta en este magnífico larga duración.

“Glow” es otro rayo de sol que cada mañana se cuela por las resdijas de nuestras persianas y nos anuncia el comienzo de un nuevo y precioso día en el que debemos dar gracias a Dios por estar vivos y con ganas de comernos el mundo. Que buenrollismo de provocan estos temas nada más encender la radio del coche de camino a mi arduo trabajo y me provocan una sensación de calma y sosiego que aplico en la medida de lo posible en todas las facetas de mi día a día. Fenomenal melodía y ritmo que acompañan el tema a lo largo y ancho de su metraje.

Y si ya con este tema no os postráis a sus pies es que no sé que más os deben demostrar y es que “Over again” es otra pieza melódica que sólo con ese estribillo con unos coros estratosféricos y esa modulación de voz provocan una perfecta sintonía a la que se une una guitarra metida con una suavidad y sutileza para conformar ese perfecto reloj suizo que no se atrasa lo más mínimo ni se estropea a las primeras de cambio. Sigo diciendo que esta gente juega en primera división y están en la Champions por méritos propios si se me permite el argot futbolístico.

“Jonny redhead” es algo más rockero y quizás el tema que menos me llame por ahora y es que tampoco se puede mantener ese descomunal listón que han marcado a ese nivel y un pequeño bajón no causa ningún mal.

Todo subsanado con “Souls”, todo un recuerdo a un gran tema que hemos escuchado millones de veces en una versión muy digna realizada por esta gente que sabe bien lo que se hace.

Cierran con “Running red lights” en otro punto álgido para dejarnos un fenomenal sabor de boca con lo que acabamos de disfrutar y paladear y que nos pone en la disyuntiva de que nota aportar al conjunto porque está entre un sobresaliente o matrícula y de eso se va a encargar mi hija ya que esta difícil decisión no quiero cargar con ella y prefiero repartirla con el fin de que dentro de unos años podamos discernir acerca de si teníamos razón o no.

En resumen, un disco sencillamente maravilloso cual perla perdida en el inmenso océano musical en el que nos encontramos sumergidos y que muchas veces nos hace caminar y remover tierra del fondo marino lo cual nos impide observar tesoros ocultos como este. Vaya noche que llevo, 2 de dos 2 joyas escuchadas; quizás hoy sea mi día de suerte. Grandiosos.


Highly Recommended
Redactor: Manuel García





Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 7 de marzo de 2018

W.E.T. “EARTHRAGE” Frontiers 2018 Review






Frontiers Music s.r.l. 23 DE Marzo 2018

Tracklist:

1. Watch The Fire

2. Burn

3. Kings On Thunder Road

4. Elegantly Wasted

5. Urgent

6. Dangerous

7. Calling Out Your Name

8. Heart Is On The Line

9. I Don’t Wanna Play That Game

10. The Burning Pain Of Love

11. The Neverending Retraceable Dream



Band:

Erik Mårtensson: Guitar, bass, keyboards, vocals

Jeff Scott Soto: Vocals

Robert Säll: Keyboards

Magnus Henriksson: Guitar

Robban Bäck: Drums

Additional guitar solo on “Urgent”: Thomas Larsson



“A fantastic melodic masterpiece of our lives”



Y la música inundó nuestra alma y nos permitió visualizar que nuestra vida tiene sentido y un propósito final que debemos llegar a descubrir.

Siento ponerme tan filosófico pero desde finales del año pasado llevaba esperando ansiosamente este nuevo disco que me acaba de llegar y que en breve os comenzaré a desgranar de la mejor manera que sé hacerlo y espero os deje claro lo que se nos viene encima.

Haremos un poco de historia, aunque sea un grupo ya conocido para la mayoría, diciendo que se basa en 3 miembros fundamentales que dotan a la banda de sus siglas en referencia a los grupos de los que proceden (W – Robert Säll de Work of art – E – Erik Martensson de Eclipse – y T – Jeff Scott Soto de Talisman) y que sacaron en 2009 su disco debut que tanto dio que hablar en los círculos melódicos y que supuso el que fuera mi disco del año de largo y eso a pesar de que lo hicieron sin muchas miras sobre lo que podía llegar a ser. Ello les supuso hacer la continuación “Rise up” y su participación en festivales tan importantes como el Frontiers, Firefest, MelodicRockFest o el Metallsvenskan sueco que les otorgó aún más publicidad.

Sin más dilación comenzamos con su single “Watch the fire” que tan trillado lleva en mi coche ya y que mi hijo Manuel se sabe de memoria de tantas veces que lo he puesto. Y es que desde esa intro tamboril que va emergiendo desde las entrañas de la tierra y preparándonos para el apocalipsis unida al juego vocal de Erik y Jeff hacen que el tema coja enseguida una enfermiza fuerza que va penetrando por todos tus poros y como el veneno de una cobra se traslade por tu flujo sanguíneo llegando a las principales arterias e inoculándote un cúmulo de sensaciones, la mayoría indescriptibles, que paralizan tu musculatura haciendo que disfrutes sin poder mover ni un solo dedo como si el asombro se adueñase de ti y te hiciera involutariamente consciente de lo que sientes pero sin la capacidad de poder describirlo con palabras. Eso es lo que me pasa cuando un tema me atrapa que entro en un bucle y me quedo tan anonadado que necesito escucharla multitud de veces para intentar sacarle todo el jugo. Espectacular inicio que ¿será premonitorio de algo mayor?, lo veremos…

Dicho veneno sigue circulando por mis venas y hace que “Burn” me produzca una ligera arritmia al notar esa dosis melódica que desgranan mis auriculares con profusión de teclados y un Magnus descomunal en cada solo en un tema que aunque baja un poco de intensidad respecto al anterior hace que tenga que introducirme mi dosis de cafinitrina sublingual para evitar que las pulsaciones se me disparen y más cuando llega el sólo estratosférico tras un estribillo con coros perfectamente ejecutados en lo que debe ser un tema hard rockero de la vieja escuela que no necesita de artificios insustanciales sino de pequeños arreglos que envuelvan un consistente bombón que deliociosamente se derrite en nuestro paladar. 

Mi cuerpo me pide algo de tranquilidad y con la llegada de “Kings on thunder road” y medio lorazepam consigo bajar mi presión arterial sistólica y evitarme un susto mayor. Es un tema más pausado a caballo entre narrar un tema al calor de una chimenea como si estuviéramos contando una batalla a nuestro vástago o montar a caballo al trote sin prisa pero disfrutando de la sensación de sentir el golpeo de la brisa en nuestra cara y gozando esa sensación de libertad. No es que sea de los más destacados pero mantiene bastante bien el nivel que lleva este larga duración hasta ahora.

El momento de ponerse el frac para salir a una cena con la parienta llega de la mano de “Elegantly wasted” y esos arreglos orquestales que acompañan a una balada – medio tiempo preciosa y precisa que era necesaria para calmar nuestras ansias iniciales y poder respirar y profundizar un poco en lo que nos están mostrando con multitud de instrumentación metida en diferentes momentos y un Jeff que aquí sí destaca con su preciosa voz (siento decirlo pero sus últimos discos en solitario donde desgarra más la voz no son de mi agrado) lo que da lugar a un tarro de esencias que al abrirlo nos permite percatarnos de una mezcolanza de olores frutales deliciosos que se asientan en nuestra pituitaria y recorre los diferentes capilares transfiriendo esa información a nuestro cerebro a través del canal neuronal que riega nuestro sistema nervioso. Deliciosa creo que sea la palabra que mejor define a esta canción.

Su segundo single “Urgent” quizás debiera haber sido el primero en mi opinión porque ese inicio que posee despierta a un muerto y es un soplo de aire fresco, sólo diré de modo anecdótico que lo escuché una noche tras un día aciago dónde discutí con varias personas en el trabajo, problemas personales en casa y en el colegio con los niños; pero fue como una luz que hizo desaparecer las nubes y dejó que el sol inundara mi mente y me hiciera ver que el día había acabado y que con esta canción se iluminaba un nuevo día como así fue. Hay pocos temas que consiguen hacerme sentir eso y éste fue uno de ellos por eso quizás le tengo tanto cariño y más aún cuando mi hijo (es un apasionado del melodic rock a sus 6 años recién cumplidos) la primera vez que lo escuchó en el coche me dijo que le encantaba y comenzó a tararearlo a la segunda escucha como si lo hubiera oído tropecientas veces. Si aún no habéis apreciado ese feeling os invito a que lo reproduzcáis varias veces y sintáis la magia que posee y la fuerza que da.

No hace falta más que ver el título para saber que estos chicos han causado estragos y son especialmente “Dangerous” cuando se ponen a desarrollar un tema en condiciones y con ese sabor que le agregan a cada composición, dotándola de unos añadidos que le otorgan sobriedad y una dosis de extra que debéis saber apreciar cuando os sentáis a escuchar un disco. No es para escucharlo en el coche deprisa y corriendo sino que es necesario pausar un poco el nivel de vida que llevamos y sentarse en el sillón, cerrar los ojos y trasladarse a un lugar dónde el tiempo se detiene y te permite poder disfrutar de lo que te rodea sin pensar que en breve tienes demasiados quehaceres pendientes.

Una pequeña maravilla llega y se llama “Calling out your name”. No sé ya qué calificativo ponerle porque se me van acabando aunque quizás espectacular sea un poco escaso para que os hagáis una idea de la brutalidad que me transmite. Uno de los grandes temas del álbum que hay que paladearlo como esos buenos vinos que dejan un regusto en tu paladar y necesitas otra copa para saciar tu sed. No sé la de veces que le he dado vueltas y más vueltas y cada vez me siento más saciado pero sin llegar a la plenitud porque sé que me quedan muchos temas por disfrutar y por calmar esa ansia que tengo desde hace tiempo. 

Voy a tomarme otro descanso con otra balada llamada “Heart is on the line” para dejarme llevar por esa voz cálida de Jeff y un desarrollo más que manido pero no por ello menos efectivo dónde el corazón se te encoje en un puño y hace que los grandes momentos de tu vida pasen delante de tus ojos como una película donde no ha lugar a un mal recuerdo o sentimiento y que descubras que por mal que te vengan dadas las cosas siempre podrás recordar grandes cosas que muchos otros ansiarán tener pero nunca podrán conseguir.

Encaramos el trecho final con “I don´t wanna play that game” que me permite hacer que destaque la labor de batería que hasta ahora no había hecho y que a lo largo del disco es monumental. Aquí le metemos un estribillo de diez y nos queda ya sólo ponerle un lazo y regalárselo a nuestro mejor amigo a modo de un tema que unirá vuestros lazos para siempre. Pura poesía en modo de canción que poder disfrutar en medio del campo mientras disfrutas de un picnic con tu familia, disfrutando de la libertad que te hacen ver tus hijos correteando por las verdes praderas. Es un paraíso idílico pero doy fe que sientes que es real y que en algún momento llegarás a él.

“The burning pain of love” con un comienzo algo más oscuro es el contrapunto al anterior y es melancólico y algo deprimente como la sensación que sentiste cuando tu primer amor te abandonó y pensaste que nunca podrías volver a sentir cosas como lo habías hecho. En esta vida siempre viene bien que te sucedan cosas así para poder valorar mucho más lo que te pasa día a día y que generalmente escapa de nuestro conocimiento inmediato y sólo podemos verlo cuando recapacitamos en nuestro lecho en la oscuridad al lado de quien nos acompaña el resto de nuestros días y que ilumina cada minuto que pasamos a su lado. 

Este cuento llega a su final con” The Neverending Retraceable Dream” que me recuerda a uno de los últimos programas que hicimos en AORLAND dedicado a Bon Jovi y es que lleva ese desarrollo similar a muchos de sus temas. Eso sí todo cambia al llegar al estribillo donde entra toda su magia y buen hacer para dar un tema de categoría que permite poner el punto y final a este tercer trabajo que esperemos no sea el último en su trayectoria.

En resumen, he intentado ser objetivo en la medida de lo posible aunque este álbum ya partía con el aprobado de inicio sólo por los singles que había escuchado. Estamos ante una demostración de cómo se debe hacer un gran disco y por fin me da una alegría tras unos inicios de año bastante desangelados en cuanto al tema musical. Creo que va a marcar un antes y un después y así lo espero, mientras tanto yo ya he encargado por preorder mi copia que entrará entre los grandes discos de mi estantería de cabeza y que es mi primera gran calificación tras mucho tiempo.

Jewel.Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic

FM "Atomic Generation" Frontiers 2018 Review





Label: Frontiers 
RELEASE30 March 2018
Genre: Melodic Rock

Track list

01.Black Magic
02.Too Much Of A Good Thing
03.Killed By Love
04.In It For The Money
05.Golden Days
06.Playing Tricks On Me
07.Make The Best Of What You Got
08.Follow Your Heart
09.Do You Love Me Enough
10.Stronger
11.Love Is The Law


PRODUCED BY : FM

STUDIO: Coal House Studios and West3 Productions
RECORDED BY: Engineers: 1. Scott Ralph 2. Pete Jupp
MIXED BY: Jeff Knowler
MASTERED BY: Jim Griffiths at Principal Audio 

BAND MEMBERS:

STEVE OVERLAND – Vocals & Guitar
MERV GOLDSWORTHY – Bass
PETE JUPP – Drums
JEM DAVIS – Keyboards
JIM KIRKPATRICK – Guitar


Solo por tener la oportunidad de escuchar Too Much Of A Good Thing ya merece la pena prestar atención al nuevo trabajo de los británicos FM. En esta ocasión nos ofrecen un disco variado donde vuelven a navegar entre dos aguas. Siguen con formula que tanto reconocimiento les ha reportado en estos últimos años. Si bien es cierto que disco a disco han ido acoplando mejor los nuevos sonidos que su nuevo guitarrista Jim Kirkpatrick ha introducido dentro de las composiciones no terminan de entregarnos un disco sobresaliente. FM siempre ofrecen grandes melodías y esos temas que recuerdas durante mucho tiempo y que inmediatamente incluyen en los repertorios de sus conciertos.

De este nuevo lanzamiento fácilmente pueden introducir 3 o 4 temas en sus directos ya que son bastantes directos y frescos. Temas como Black Magic, Too Much Of A Good Thing y la increíble Killed By Love son hits que no a muy tardar disfrutaremos en sus directos. 


Tras estos 3 grandes temas entramos en una montaña rusa que los que llevamos siguiéndoles desde sus comienzas ya estamos acostumbrados. El disco entra en una linea más rockera y menos directa que recuerda por momentos su época más " Aphrodisiac " donde los temas se vuelven más hard y menos AOR. Aún así mantienen nuestra atención sobre todo gracias a la voz inconfundible de Overland que cada vez canta mejor. Curioso que a estas alturas vuelvan a recurrir a la fórmula utilizada en el 92. Un buen ejemplo lo tenemos en In It For The Money. 

En esta ocasión FM baja algo el listón con respecto a las baladas. Tras tocar el cielo con Story of my Life nos regalan en esta ocasión un medio tiempo titulado Golden Days con un toque de guitarra muy al estilo " Crack Alley" y con similutudes a su clásico Love Lies Dying. Buen tema sin duda pero que al recordar tanto a sus clásicos no ofrece la frescura que nos regalaron en sus otras entregas.
El tema Playing Tricks On Me bien podría ser la segunda parte de Heard it through the grapevine pero al más puro estilo Santana con ese punteo de guitarra que os resultará familiar. Otro tema que seguro formará parte de su repertorio de conciertos y que puede resultar divertido. Lo mismo puede suceder con el adelanto que su compañía nos ofreció hace unas cuentas semanas Make The Best Of What You Got que también pueden utlizar perfectamente para abrir sus conciertos.

Una cosa que no apruebo de este disco es la incursión del tema Do You Love Me Enough ya publicado en su proyecto paralelo The Ladder. Es un tema inédito de la época de los hermanos Overland del que no sacan partido en esta ocasión ya que para nada mejoran la versión ya grabada años atrás. Para mi innecesaria. 

El tema que quizás menos me atrae del disco es Stronger que tiene un aire hard con menos melodías directas que sus anteriores composiciones pero cuya estructura para nada es nueva y no se aleja de otros sonidos empleados en sus últimos lanzamientos.
Y como no podía ser de otra manera, vuelven a cerrar un disco con otro tema acústico donde Overland adorna los acordes de sus compañeros para dar pausa y calidez a una balada que sin ser brillante cumple perfectamente su cometido. Quien sabe si veremos a Overland cantando a capela este tema con todo el público entregado como ya es costumbre.



Quizás porque ya me intuía la estructura del disco no me haya sorprendido. Quizás les exija demasiado a estas alturas pero bueno, siempre me agrada sobremanera escuchar la voz de mi ídolo. FM es un remanso de paz, una apuesta segura. Mi CD ya está en camino firmado por una de las bandas que sin duda ha marcado la mitad de mi vida. Doy gracias por seguir poder escribiendo sobre sus lanzamientos y van unos cuantos. 

Muy buen regreso de una de las bandas mas admiradas de Reino Unido.


Highly Recommended
Redactor: Antonio AORLAND




Image and video hosting by TinyPic

viernes, 23 de febrero de 2018

Michael Kratz (Live Your Life) 2018 Art Of Melody Music Review




Genere: West Coast Rock/AOR

List: 

01. We All Live In This Nation
02. Live Your Life
03. This Town Is Lost Without You
04. What Did I.. ?
05. Never Take Us Alive
06. Game Of Love (Over And Over)
07. Lying
08. Paradise Lost
09. Shade
10. Bye Bye
11. Dying Young
12. In Between

Feat

Michael Kratz: Lead & Backing Vocals, Guitar (all tracks), Drums 
Kasper Viinberg: Drums, Bass, Guitars, Backing Vocals, Percussion, Accordion, Programming 
Steve Lukather: Guitar 
Michael Landau: Guitars 
David Garfield: Keyboards, Hammond, Piano 
Dom Brown: Guitars 
Christian Warburg: Guitars 
Alessandro Del Vecchio: Keyboards, Hammond 
Mikkel Risum: Bass 
Ole Kibsgaard: Backing Vocals 
Ole Viinberg: Backing Vocals 
Ida Lohmann: Backing Vocals (1) 
Emma Viinberg: Choir 
Den Jyske Sangskole: Choir 
Kenneth Bremer: Cowbell 


Bajo el frio del bello paisaje Danés, nos llega el nuevo álbum del músico Michael Kratz, casi sin tiempo para poder digerir su anterior disco “Cross That Line”, ya que apenas han pasado seis meses desde su publicación en el 2017, en los primeros meses de este 2018 nos trae un nuevo redondo bajo el brazo con el nombre de “Live Your Life”, donde será publicado tanto en Europa como Japón. 




Para este disco ha contado con la presencia a modo de colaboraciones de algunos artistas de renombre como Steve Lukather (Toto), Michael Landau, Dom Brown (Duran Duran), David Gardfield, Alessandro Del Vecchio, Siendo en gran parte las influencias musicales del propio Kratz a lo largo del álbum.

Live Your Life lo componen doce canciones con una estructura musical refinada y sosegada, donde predomina una buena base de rock melódico aderezada con diferente toques que van desde el AOR hasta adentrarse en terrenos del West Coast, este último en pinceladas de exquisita maestría con un resultado que en ciertos momentos se diluyen en un pop elegante, dentro de esa variedad que nos muestra el disco también nos encontraremos con el lado más técnico del álbum con clara referencia a la música progresiva en su vertiente más melódica, aquí es donde Kratz demuestra la versatilidad como músico en esas partes instrumentales.

Atrevida y arriesgada hacen de esto disco su lado más atractivo, sin abusar de estribillos facilones y de melodías pegajosas, el disco rebosa cierto aire tranquilo que lo vemos plasmado en grandes canciones como “We All Live In This Nation”, con cierto aire Toto, muy presente en todo el disco, “Live Your Life”, “Never Take Us Alive”, llevan una línea similar en consonancia con el resto del disco, con una base rítmica moderna atenuada en grandes estribillos y cuidada melodía, aquí me gustaría matizar que no nos encontramos con un disco comercial y por el que bajo mi opinión recomendaría darle varias escuchas, así no perderíamos muchos matices que nos deja sobre todo en las partes más técnicas del álbum con los diferentes cambios de registro en muchas de sus canciones.



Si mencionamos ese aire relajado nos encontraremos con baladas que cortan la respiración como “Lying”, quizás la voz del propio Kratz sea uno de los puntos más débiles del disco, la defiende de una manera tenaz y en cierto modo el resultado llega a ser original, no es una voz al uso, pero en este caso en las tesituras más lentas e intimistas es donde mejor baza tiene y donde más cómodo se encuentra. 

El guiño al lado más técnico del disco nos llega con ese toque progresivo en canciones como “In Between”, “Paradise Lost”, con esa coral de voces angelicales de niños.

Con una larga trayectoria musical en su país, este 2018 seguro que será el año de Kratz y podrá hacerse un hueco en este complicado mercado para darnos a conocer su talento, desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo.

AORLAND: HIGHLY RECOMMENDED

Redactor: Juan Antonio Sanchez



Image and video hosting by TinyPic