domingo, 4 de febrero de 2018

METALLICA " WORLDWIRED TOUR 2018" MADRID



CRONICA POR MANUEL GARCIA

Han pasado ya 6 años casi desde su última aparición en Madrid, concretamente en el Festival Sonisphere en Getafe y había muchas ganas de volver a ver a esta formación originaria de Los Ángelesen 1981 pero con base en San Francisco desde 1983 y con una legión de fans descomunal allá donde vayan.

Hablamos, como podéis suponer, de METALLICA y del concierto al que acabo de asistir y que os intentaré describir con palabras para que os hagáis una idea de lo que os habéis perdido o podéis intentar subsanar asistiendo al concierto del lunes en Madrid o el miércoles en Barcelona.

Intenté llegar un poco pronto en previsión de posibles colas como me pasó en Helloween pero un poco más tranquilo al saber que mi asiento era en grada. Aún así al ser entradas nominativas pensé que habría más follón a la hora de comprobar los carnets pero todo transcurría con fluidez y sin demora alguna.

Llegué a tiempo de ver el escenario central, gran acierto para que el público lo pudiera ver desde cualquier posición del Wizink Center, y una notable afluencia de público ya en la pisca aunque no tanto en la grada. A las 19:30 salierona a la palestra los teloneros, un grupo noruego llamado Kvelertak del que lo poco que había escuchado no me auguraba nada positivo y aunque musicalmente suenan bastante bien es en la voz donde el combo acaba por sepultar todas mis escasas esperanzas. El caso es que le metieron voluntad y con tres guitarras pensaba que iba a sonar muy saturado el sonido pero el caso es que se conjuntaron bastante bien y de cuando en cuando sonaban riffs bastante buenos aunque penalizaba el sonido que llevaban con los escasos altavoces que rodeaban la plataforma central donde se asentaba el batería. El caso es que metieron unos 40 minutos de bolo del que algunos disfrutaron, dos individuos de mi zona de grada parecían saberse todos los temas lo cual me dejó alucinado mientras el resto los mirábamos sorprendidos que tuvieran esa aceptación, pero me alegro que alguien supiese apreciar lo que ofrecieron.





Tras ellos y el consiguiente desmontaje instrumental parecía todo preparado para la llegada de los cabezas de cartel programada para las 21 horas pero que se demoró en 20 minutos con la consiguiente pitada de la noche pero que se palió cuando en las pantallas se proyectó las imágens de la canción “The ecstasy of gold” del genio Ennio Morricone para la película El bueno, el feo y el malo. Como curiosidad diré que me alucinó que en vez de una pantalla enorme usaran unos 50 cubiletes con pantallas por sus cuatro costados, en la parte superior del escenario que movían a su gusto de modo individual y en donde se proyectaban imágenes a lo largo de todo el concierto. 

Abrieron con temas del último lanzamiento (“Haywired” y “Atlas, rise!”) y al público le costó entrar en el concierto a pesar de que a todos nos podían las ganas pero, y me incluyo el primero, son canciones que muchos no tenemos muy trilladas y que como inicio no acaban de encandilar al público. Aún así es lógico pensar que es la gira de este nuevo trabajo y tienen que “venderlo” de alguna forma. Eso sí en cuanto “Seek & destroy” hizo acto de presencia se acabaron las caras largas y comenzó la fiesta a la par que el juego de luces echó toda la carne en el asador y ellos pusieron mucho de su parte con movimientos contínuos por todo el escenario con el fin de que todo el público tuviera la posibilidad de observarlos. Aún así el sonido tardó en ecualizarse bien ya que la voz en los primeros temas sonaba muy baja (me temí lo peor) y la batería de Lars sonaba atronadora y se comía a la guitarra de Kirk en todo momento pero se fue subsanando y tras el intermedio para virar 90 grados la batería (fue un constante a lo largo del concierto para cubrir todas las zonas del pabellón) con “Welcome home (sanitarium)” la maquinaria estaba engrasada y dispuesta a meterse al público en el bolsillo y eso que Heitfield tuvo que animar a la gente a que se involucrara con los temas nuevos ya que dijo que los antiguos notaba que la gente los disfrutaba pero que intentaran hacerlo con los nuevos también.




De alabar el que en todas los vértices del escenario hubiera micrófonos ya que podían ir de un lado al otro y cantar sin tener que regresar a una sóla zona que tuviera micrófono y ello les daba la posibilidad de libertad que supieron aprovechar e incluso adornarse cuando bajaron 4 pantallas de la parte superior y se marcaron un solo de batería cada uno en una de ellas con sus correspondientes baquetas de un modo tribal.

Poco a poco seguí discurriendo un concierto en donde el alterne de canciones del nuevo disco y las anteriores se alternaban y hacía que la montaña rusa continuara su camino de modo que las constantes subidas y bajadas de ánimo hicieran que aunque lo estuviéramos pasando bien no lográbamos alcanzar el clímax, incluso cuando Robert y Kirk se marcaron una cachondada como es hacer un cover de “Vamos muy bien” de Obús mientras la principal bicefalia de esta banda descansaba un rato. 

Otra curiosidad es el constante cambio de baquetas de Lars tras cada canción, nunca había visto que casi existiera un miembro del staff en exclusiva para llevarle un juego de ellas tras cada canción.




Con el correspondiente homenaje al desaparecido Cliff Burton a cargo de Robert Trujillo con un solo mientras la imagen del fallecido se proyectaba en las pantallas, daban paso al cover de Diamond Head “Helpless” con una inusitada velocidad y furia a la par que en las pantallas aparecían caricaturas de los miembros de la banda en sus diferentes épocas y que dio paso a empezar a hacer “uso” del escenario con llamas por doquier en la canción que lo requería y que no fue otra que “Fuel”.

Tras ella la tecnología empezó a hacer acto de presencia con drones iluminados que a modo de libélulas, fluían de un atrezzo a modo de alcantarillas y se alineaban y dibujaban formas estudiadas y coordinadas sobre la banda. Nuevo parón para que Heitfield se explayara acerca de la legión de fans de diferentes edades que tiene la banda lo que les da fuerza y más sabiendo que hay nuevas generaciones a los que la banda gusta y que quedó demostrado invitando a subir a uno con 7 años de edad. 



Se remangaron y afrontaron el cierre de concierto con tres temas cada cual más enérgico que marcaron muchos de esos discos que me encanta recordar y sobre todo con un “One” que se me hizo especial porque fue un tema que siempre me ha gustado y un “Master of puppets” que la gente coreó hasta la saciedad, haciendo que Heitfield no tuviera que esforzar la voz lo más mínimo.

Casi 2 horas de concierto y tras el parón simbólico (tardaron bien poco en volver, quizás por los 20 minutos de retraso) volvieron para hacer los bises con la bandera de España en las pantallas y el logo del grupo delante y púas en las cuales figuraba la portada del último disco y dicha bandera en medio en el anverso y en el reverso la ciudad y la fecha del concierto. 

Tras “Nothing else matters” (siento no estar de acuerdo con el grupo pero creo que no es una canción para los bises ya que la gente creo que desea oír temas enérgicos con los que irse a casa relamiéndose del gusto y una balada no creo que sea la más adecuada) el cierre con “Enter sandman” fue apoteósico con todo el público jadeando el tema y aplaudiendo a rabiar.

Tras él se dedicaron a agradecer al público lanzando púas a diestro y siniestro y Lars haciendo sus “bromitas” de siempre a la gente, haciéndose de rogar para entregar sus ansiados elementos instrumentales.

En general un gran concierto que disfruté en plenitud y del que no me arrepiento lo más mínimo en haber asistido y que si tenéis la posibilidad os recomiendo asistáis.

Nos vemos la próxima vez que vengáis, METALLICA…..Y LO SABÉIS.



Setlist:

Intro: The ecstasy of Gold (Ennio Morricone)

Hardwired intro 
Hardwired 
Atlas, Rise! 
Seek & Destroy 
Lepper Messiah 
Welcome Home (Sanitarium) 
Now That We’re Dead 
Dream No More 
For Whom the Bell Tolls 
Halo on Fire 
Helpless (Diamond Head cover) 
Fuel 
Moth Into Flame 
Sad but True 
One 
Master of Puppets 

Bises


Spit Out the Bone 
Nothing Else Matters 
Enter Sandman (outro de “The Frayed Ends of Sanity”)


Image and video hosting by TinyPic

martes, 23 de enero de 2018

Everything But The Girl (Language Of Life) 1990 Review





Genere: Jazz Pop, Synth-pop, Vocal


Tack List: 

1-Driving
2-Get Back Together
3-Meet Me In The Morning
4- Me And Bobby D
5- The Language Of Life
6- Take Me
7- Imagining America
8- Letting Love Go
9- My Baby Don't Love Me
10- The Road

Everythin But The Girl: 

Tracey Thorn – vocals
Ben Watt – guitar, piano, vocals

Additional musicians:

John Patitucci – bass
Jerry Hey – flugelhorn, horn arrangements
Larry Williams – piano, synthesisers
Kirk Whalum – tenor saxophone
Russell Ferrante – piano
Lenny Castro – percussion
Michael Landau – guitar
Omar Hakim – drums
Vinnie Colaiuta – drums
Stan Getz – tenor saxophone
Joe Sample – piano
Michael Brecker – tenor saxophone
Marc Russo – alto saxophone


Echando la vista atrás y rebuscando entre mi colección de discos, me acabo de encontrar con una pieza de colección del cual me alegra poder compartir con vosotros.

Es domingo y como muchas tardes de invierno donde empiezas a preparar la semana, necesito relajar el ambiente, conecto el reproductor y con la compañía de un café me propongo disfrutar de una gran obra maestra de jazz pop sofisticado de la mano del dúo Británico, Everything But The Girl, me voy al año 1990 con su quinto álbum en estudio “Language of life”.

Estamos cambiando de década y el dúo Británico decide poner tierra de por medio y se va a Los Ángeles y nos trae su disco más americano en su discografía, parte de la culpa de obtener este sonido la tienen el elenco de grandes músicos que le acompaña y como no la producción del desaparecido Tommy Lipuma (George Benson , Miles Davis, Al Jarreau, Anita Baker, Natalie Cole , Michael Franks, Diana Krall, Randy Crawford ).

Con la delicadeza de la seda en cada nota, la puesta en escena de este álbum es de sobresaliente altísimo, la atmosfera que lo rodea es de una extraordinaria belleza, una delicatesen que tienes que paladear en pequeñas dosis si no quieres perder cada detalle, cada arreglo como si se tratara de una obra de orfebrería, como no podía ser de otra manera las producciones del maestro Tommy Lipuma están consideradas como grandes obras maestras dentro de la música americana y no podía ser de otra manera que este álbum no tuviera la misma valoración y pienso que está considerado un clásico en cualquier discografía que se precie dentro de este género tan elegante como es el jazz pop en su máxima expresión.

Los primeros ecos de “Driving” nos pone en la senda de lo que nos vamos a encontrar, esos sonidos bellos y pausados, armonizados por la dulzura en la voz de su vocalista Tracey Thorn, parte del dúo junto a su esposo Ben Watt , que también hace las funciones de guitarrista, pianista y de vocalista.

Seguimos saboreando nuestro café dejándonos llevar por estos delicados sonidos en los que me estoy sumergiendo, desojando una por una cada canción, nos encontramos con ritmos bailables en “Get Back Together”, elegantes baladas como “Meet Me In The Morning” y la que da nombre al disco, “The Language Of Life”.

Es difícil elegir una canción y ponerla entre mis favoritas, pero entre tanta belleza me decantaría entre “Take me” y “Letting love go”, definen a la perfección la línea general del álbum, ese jazz elegante y de talle alto con ciertas pinceladas de smooth a modo de envoltorio para terminar en un acabado dulce pero no empalagoso.

“The road”, pone el broche final con el mismo feeling que empezó esta gran obra, y lo hace con la voz de Ben Watt, la otra parte del dúo, ese apoyo coral que desempeña a lo largo de todo el álbum junto a su vocalista principal, Tracey Thornel, aquí demuestra con creces la calidad que atesora en sus cuerdas vocales para darle ese punto y final a tan magna obra. 

Si tuviera que poner una palabra para definir este album, su propio título lo deja bien claro “Language of life”.


Redactor: Juan Antonio Sanchez


Image and video hosting by TinyPic

domingo, 21 de enero de 2018

FIRE TIGER “SUDDENLY HEAVENTLY” Self-Produced 2018 REVIEW





Tracks:

01 - Love the Way
02 - Ice Age
03 - Sailing to Neverland
04 - Be Bygones
05 - Faces
06 - Guarantee
07 - Feeling
08 - You Changed Me
09 - Easy Road
10 - Suddenly Heavenly

Band:

Tiffany Alkouri - vocals, percussion 
James Ramsey - keys, guitar, vocals
Jordan Lucas - guitar
Chris Cuomo - bass
Tyler Moore - drums

Invitados:
Riker Lynch - bass (10)
Trev Lukather - guitar (4)
Chris Knapp - drums (4,7)
Clark Souter - bass (4-7,9)
Jordan Stricklen - guitar (9)


“The 80´s in 2018?. A fantastic, excitable and enjoy album”



Toda una sorpresa cuando en el reproductor de mi coche sonaron los primeros acordes de este disco proveniente de una banda ubicada en la escena de Los Ángeles y totalmente desconocida para mí llamada Fire Tiger. 

El caso es que me pongo a investigar y resulta que es su segundo disco y que cuentan para su producción con ayuda de reputados ingenieros y productores como son Tom Fletcher (Toto, Yes) y Keith Olsen (Pat Benatar, Fleetwood Mac, Rick Springfield), lo cual desata aún más mi curiosidad. Además entre sus influencias comentan que destacan: Jefferson Starship, Depeche Mode, Eurythmics, The Smiths, Heart, Rush, Phil Collins, Pat Benatar, Tina Turner, Mister Mister entre otros lo que hace que no tenga dudas que tengo que escucharlo y espero poder disfrutarlo recordando esos grupos que les sirvieron de base musical. No os hago esperar más y comienzo a redactaros mis sensaciones.

Abren con “Love the way” y mi mente se vuelca con cada nota que llega a mis maltrechos oídos y les hace rememorar mis tiempos mozos en mi tierra natal donde todo eran risas y alegrías y donde canciones de este calado sonaban por la radio y hacían volar mi imaginación hacia el paraíso donde pasaría el resto de mis días con ese amor adolescente que creía sería para siempre. Sólo por ese cúmulo de sensaciones merece muchísimo la pena escuchar este trabajo y más cuando coges el tema y desde el principio la preciosa voz de Tiffany te conquista y rememora a las grandes voces femeninas de los 80 que inundaban las emisoras de las radiofórmulas a los que se une esos coros angelicales y ese momento de la canción donde ejecutan la pausa trascendental para rápidamente acelerar en pos de un estribillo que taladre tu cerebro y se acomode en tu subconsciente formando una película que puedas tararear una y otra vez sin temor a aburrirte. Qué manera tan enorme de empezar un disco.

Y si ya estaba poco emocionado es empezar a disfrutar “Ice age” y babear como un tonto. Mi hijo de 5 años, esta tarde no hacía más que ponérsela una y otra vez y es que ese aire poppy mezclado con melodías discotequeras y aderezadas por una guitarra preciosista y una batería con sonido ochentero total colma todo lo que quiero en este momento y que no es otra cosa que disfrutar de la vida tras amargos sinsabores. El estribillo y los coros son fantásticos y el teclado/sintetizador remueve tus entrañas como si fuera la primera vez que saborearas un refresco y esas burbujas ascendieran por tu esófago produciendo un estallido de sabor en tu paladar.

Y para completar la trilogía cual película se tratara, suena “Sailing to neverland” y os juro que tengo que subir a dar un beso a mis hijos y mi mujer de la emoción que sacude mi cerebro sólo para darles las gracias por estar a mi lado y dar sentido a mi vida. Imaginad lo que puede transmitirme este grupo y canciones como esta que parecen sacadas de cualquier película de esa época y que son divertidísimas y llenas de teclas en cada rincón y que va ascendiendo con un ritmo demoledor y con una melodía descomunal. Podéis buscar comparaciones con muchos discos liderados por féminas de esa época pero creo que no es de recibo y lo que prefiero es valorar que en 2018 se hayan sacado de la manga este larga duración con reminiscencias a entonces y que podía haber formado parte de los clásicos de entonces sin dudarlo.

Y si no nos habíamos divertido lo suficiente con “Be bygones” tenemos el tema ideal con un título que se repite una y otra vez con un juego de subidas y bajadas y directo sin adornos y con un solo a cargo Trev Lukather (hijo de nada menos que Mr. Steve Lukather) con una clase digna de los que su padre ofrece aunque amoldado a un estilo más fiestero y de diversión.

Llega un tema que demuestra que aparte de hacer temas enérgicos y disfrutables también saben ponerse serios y amoldarse en un traje de faena para descargar “Faces” que es mucho más elaborado pero con el mismo feelin´ y melodía que te va guiando hacia donde pretenden para sacudirte con ese estribillo en donde Tiffany y los coros te raptan durante el periodo que dura el tema y te abstraen de tal forma que cuando finaliza parece que has estado abducido y que han cambiado tu estado de ánimo por uno donde el buen humor y las ganas de comerte el mundo han hecho su aparición y con el deseo que no desaparezca. Tremendo teclado de acompañamiento, pura clase.

Y ojo que también saben rockear de lo lindo como demuestra el inicio de “Guarantee” donde la guitarra coge más protagonismo pero sin salirse de madre y respetando las directrices que han impuesto desde el inicio y permitiendo que aún así las voces no se vean nunca tapadas ni en un segundo plano cosa que sería un craso error y nos privaría de disfrutar de algo maravilloso. Esta canción coge un ritmo algo más vertiginoso que el anterior pero es igual de disfrutable y nos demuestra que pueden tocar algún palo distinto sin diferir en el resultado.

Ufff y qué decir de “Feeling” en donde juegan con un ritmo “bangleliano” con constantes modificaciones en la cadencia rítmica, metiéndole subidas y bajadas según demande la estrofa a ejecutar y percutiendo sobre ella a la par que los coros edulcoran el producto y le dan una brutal liberación de endorfinas, sólo os emplazo a escuchar el minuto final para que os deis de bruces con una magistral ejecución de un tema y veréis que no os engaño: son una maravilla.

El momento balada pertenece a “You changed me” para que Tiffany coja las riendas y demuestre que con su preciosa voz es capaz de llenar el tema de cabo a rabo. Simplemente con un acompañamiento nos deja con la boca abierta con ese sentimiento que trasmite a cada nota y cómo va modulando la voz según el tema le marca no dejando que se le vaya de las manos en ningún momento.

Qué regresen los sintetizadores, por favor y es que “Easy road” me los recuerda en otro tema con ramalazos a balada pero plagado de esos elementos electrónicos y discotequeros que luego se entremezcla con teclados de fantasía en un juego preciosista para aquellos que amamos la instrumentación en su plenitud y que hacemos de los solos una de las piezas fundamentales de cada tema unido a la melodía.

Una pena pero el disco se acaba con el tema que da título al album: “Suddenly heavently” y donde Tiffany vuelve a coger las riendas tras el tema anterior en donde se permite el lujo de descansar y coge energía en un tema que parece que se va a perder por esas carreteras americanas interminables y que va a pasar sin pena ni gloria pero que tiene un estribillo demoledor con un juego vocal/coral que roza lo orgásmico en muchos aspectos y que hace que te den ganas de cometer cualquier locura con tu pareja. Colofón perfecto para este disco.

En resumen, un disco con dos partes diferenciadas; una primera donde destaca el enfoque más divertido y bailable y una segunda donde denotan una mayor seriedad pero no exento de una clase y destreza encomiables y con una melodía admirable. Un disco a tener muy en cuenta y que ha despertado en mi muchos recuerdos que creo hará en vosotros también y que sólo por ello merece mi máximo respeto y puntuación.


AORLAND SCORE: JewelREDACTOR: MANUEL GARCIA



Image and video hosting by TinyPic

martes, 16 de enero de 2018

DOUGLAS BRONS (SOULSCRIPTED) 2017 Review




Genre: CCM, Soft Rock, West Coast

Tracklist
01 - Dance 
02 - I Believe 
03 - Run Right In To You 
04 - The Best Of Me 
05 - Vacant Heart 
06 - You Came Back 
07 - I'll Take It All 
08 - Time To Pray 
09 - Fall Appart 
10 - No Way Out 
11 - What I Can Do For You 


Musics: 

Doug Brons : Keyboards & Lead vocals
Tom Hemby : Guitar, Bass, Keyboards, Horn & Percussion Arrangements
Mark Douthit : Saxophone
Chris Rodriguez, Kim Fleming & Vicki Hampton : Background vocals

Bill Champlin : Lead & Background vocals
Michael Omartian : Orchestral Arrangements, Piano & String Arrangements
Gary Lunn : Fretless Bass
Briana Tyson : Vocals
Ron Hemby : Outro Vocals
Skip Cleavinger : Uilleann Pipes & Bagpipes
Amy Grant : Vocals
John Schmitt : Vocals



Con la esencia de los grandes discos dentro del género CCM (Contemporary Christian music), del cual cabe citar a artistas de renombre como Steve Archer, Bob Carlisle, Michael O´brien, nos llega “Soulscripted, del músico Californiano, Douglas Brons.

Estilo musical del cual siempre me declare un gran admirador y seguidor y que fusionaba con un gran acierto el góspel, como sabéis un género con connotaciones religiosas en sus letras y que para darle una mayor apertura y tener un mercado más amplio, lo fusionarían con diferentes sonidos modernos, es como se podría definir este estilo, del cual tienen sus propios sellos discográficos y hasta que poseen un apartado propio en los premios Grammy, cabe resaltar las grandes producciones con las que cuenta este estilo y que siempre contaba con los mejores músicos de estudio del momento.

“Soulscripted”, nos reconforta con lo mejor de esos años de nuevo y nos devuelve a su época dorada, y que perfectamente podía haberse grabado en la década de los 80/90, ya que una buena parte de esos músicos tiene una presencia en este disco, como es el caso del afamado productor Michael Omartian (Christopher Cross, Richard Marx), músico, compositor y productor y que ha dejado su impronta en grandes discos y que particularmente citaría uno que está dentro de esos álbumes que uno se llevaría a una isla desierta como es Kurt Howell, del que tengo un enorme cariño. 

Omartian aparece en dos cortes de este álbum ” The Best Of Me” , “I'll Take It All”, dos majestuosas baladas pero si tengo que elegir una me quedaria con “Ill take it night”, por esa maravillosa introducción del maestro Omartian, Dough pertenece a esa escuela de vocalista muy en la línea de los artistas mencionados con anterioridad como son Bob Carlisle, Michael O´brien y del cual añadiría también al conocido Michael W. Smith, esa voz desgarradora con tanta fuerza y sentimiento que destilan las hace únicas.



Otra de las grandes regresos que contiene este disco es el tándem que formaron las grandes vocalistas, Chris Rodríguez y Vicky Hampton, no había disco de rock cristiano donde no aparecerían sus armoniosas voces, acompañadas también por Kim Fleming (Michael Jackson, Billy Joel, Michael Bolton ,Vince Gill), le dan la nota de color al disco, ese buen hacer no lo encontramos en piezas claves de ese sonido góspel como el tema que abre el álbum “Dance”, gran trabajo el que hacen estas veteranas cantantes en todo el álbum, al igual que el gran trabajo que desempeña otro de los grandes músicos de estudio por excelencia como es el saxofonista Mark Douthit (David Foster, , Michael McDonald), que le aporta ese sonido west al disco.

Dentro de las grandes colaboraciones que nos encontramos dentro de este “Soulscripte” nos encontramos con dos grandes conocidos y grandes vocalistas como son Bill Champlin (Chicago) y la gran embajadora dentro de este estilo como es Amy Grant, interpretando dos grandísimos dúos, el primero sería el single de presentación “I believe”, con la gran voz del legendario y carismático Bill Champlin, una canción que derrocha mucha fuerza y energía y que fue su carta de presentación.

“No Way Out”, con la gran Amy Grant, la voz de Amy siempre tiene esa profundidad que la hace única a la hora de interpretar este tipo de baladas con cierto tono espiritual y que se mueve dentro del sonido góspel o música más evangélica, no por su potencia como sería el caso de las grandes cantantes negras, pero si por la dulzura a la hora de interpretar dicho estilo.




Si algo define este disco es el ambiente relajado que se respira en cada canción y prueba de ellos los tenemos en “Run Right In To You”, con una perfección desarrollada en cada nota del cual nos hace degustar en pequeños sorbos para no perder su esencia, el mismo sentimiento nos producen los cortes “Vacant Heart”, “Time To Pray”, del cual nos encontramos con la calidad tan grande que nos encontramos en todo el disco.
Entre las numerosas colaboraciones nos encontramos con John Schilitt de la clásica banda de Hard rock melódico Petra, cerrando el disco con otro de los dúos que nos encontramos en este álbum y con la canción compuesta por Michael & Stormie Omartian, “What I Can Do For You”. 
Según palabras del propio Doug Brans, este disco le devolvió a la música creyendo que ya tenía la ventada cerrada, opino que esta ventana está más abierta que nunca y que le queda mucho que aportarnos todavía y espero seguir disfrutando de tan grandes obras como esta.

Highly Recommended

Redactor: Juan Antonio Sanchez









Image and video hosting by TinyPic

TASTE “WE ARE BACK” 2018 Review






5 de Enero de 2018

Tracklist:

01 - We Are Back
02 - Back To The Future
03 - Our Dreams
04 - Cry For Love
05 - Dont Give Up
06 - Stay
07 - My Rose
08 - Danger Games
09 - Doesnt Feel Like Love
10 - In My Arms (Tonight)
11 - The One
12 - Fallen Angel

Band:

Christoffer Borg - Vocals, Guitar, Keyboards, Bass
Felix Borg - Drums, Guitar, Percussion, Keyboards, Bass


“80´s mon amour”

Vuelta a los ruedos de esta banda formada por los hermanos Christopher y Felix Borg (ambos Ex Art Nation) que ya nos sorprendieron con su debut en 2013 en un disco muy fresco y con toneladas de teclados que rememoraban los años 80 pero con una producción algo justita (que aún así descansa en mi discografía con muchísimo gusto ya que llamó mi atención en su momento) y que aquí vuelven a editarlo añadiendo un tema para intentar acercarse al público que no les prestó atención con anterioridad. El caso es que fue un disco que pasó bastante desapercibido entre la parroquia melódica y que supuso un viento fresco que nos sacudió en su momento aunque con esos peros que esperemos hayan subsanado en este nuevo lanzamiento que nos disponemos a destripar sin más dilación.

Para comenzar nada mejor que con la canción que da título al álbum “We are back” en donde esa esencia añeja nos transporta irremediablemente a nuestra época dorada en donde los teclados campaban a sus anchas inundando cualquier tema que se preciara y adornando cada nota que flotaba en el ambiente. El tema lleva el tempo de entonces pero quizás, por buscarle un fallo, debería tener un estribillo más demoledor que consiga que no me lo quite de la cabeza, aún así es bueno saber que aún hay grupos que consiguen rescatar el adolescente que hay en mí y que disfrutaba con cada disco que compraba pensando que iba a escuchar algo como lo que nos ofrecen.



Los sintetizadores ejercen de cicerones en “Back to the future” que podría considerarse un intro que enlaza con “Our dreams” un tema donde el estribillo sí destaca y hace que el empaque con la canción adquiera ya el nexo perfecto y solapen de tal forma que el conjunto sea de un agradable olor que abra nuestras fosas nasales a tope y cerremos nuestros ojos con el fin de poder trasportarrnos a nuestro salón con esa caja enorme llamada televisión en donde, de cuando en cuando, podíamos disfrutar de algún video extraído de la cadena VH1 que hacía emerger nuevas sensaciones desde nuestras entrañas.

Le sigue “Cry for love” que me encantó en su momento ya que el tema va in crescendo a medida que avanza para finalizar con un estribillo fantástico en donde conjuga voces y coros a la perfección y un colchón de teclados abrumador y que hace que sea uno de los temas a los cuales le tengo más cariño y que escuché varias veces en mi coche.

Y el zenit en mi caso llegó con “Don´t give up” cuyo inicio a los Europe del Halfway to heaven me entusiasma y ese teclado de fondo me despierta del letargo y hace que mis pies comiencen a seguir el ritmo que marca la batería a la par que mi cuerpo comienza a contornearse y a disfrutar con cada nota que penetra en mi canal auditivo y se sumerge en la materia gris de mi cerebro. Tema fantástico que debéis disfrutar y que empata con el que para mí es el mejor.

Y ese no es otro que “Stay” en donde “endurecen” algo el sonido gracias a unas guitarras algo más activas a pesar de que es el teclado el que sostiene el tema una vez más. Ese estribillo con el teclado acariciándolo y meciéndolo es de primera y merece ser destacado sobremanera porque no hago más que darle al review una y otra vez con el fin de que se grabe a fuego en mi mente y no me abandone ya que merece ser recordado.

Tras esta explosión llega “My rose” que es un tema que comienza como balada para luego transformarse en un medio tiempo, lo cual permite disfrutar de la elegancia de este sonido ochentero en su plenitud aunque con la rémora, de nuevo, de esa falta de punch en el estribillo para dejarnos noqueados y con cara de asombro.

“Danger games” nos demuestra que cuando uno se pone a intentar rememorar esos sonidos añejos unas veces se consigue y otras veces se queda uno a medias. El tema transcurre con buenas sensaciones desde el inicio pero el puente hacia el estribillo es demasiado inestable y patina un poco a cada paso que dan pero se les puede obviar porque la intención es buena y el tema destaca en su globalidad.

Y sin que nos demos cuenta “Doesn´t feel like love” comienza a sonar por la habitación con un agradable sonido de esa batería que me huele a presintonizada en muchas partes (quizás me pueda confundir no digo que no) pero que me encanta ese sonido que deja cuando suena como si tuviera eco y el teclado con unas pocas notas metidas pero que encajan como un guante tras el estribillo. Un tema que parece que no es gran cosa pero si le das unas vueltas veréis que está bastante bien horneado.

Mis ojos como platos con la batería del inicio de “In my arms (tonight)” en otro medio tiempo pero que llegados a este punto me da por recordar alguno de los temas anteriores y salvo 2 ó 3 el resto son muy similares y aunque lo disfruto no consigo asentarlos en mi cabeza lo que da lugar a que sea un plato que me gusta y disfruto en su momento pero me falta algo más que me sacie del todo. Otro tema bastante fácil que nos entre y nos plazca.

La balada por llamarla de alguna manera recae en “The one” pero es un poco extraña porque deambula en un terreno un poco pantanoso y a cada paso firme le sigue otro resbaladizo que hace que no consiga que el camino que quiere que sigamos sea sólido y en cambio siembra dudas que hasta ahora no había tenido a lo largo de este trabajo. Quizás de las más flojas e inconexas del cd.

Cierran con “Fallen Angel” y menos mal porque haber cerrado con la anterior me hubiera dejado un regustillo amargo. Medio tiempo muy bien ejecutado y que resume a la perfección lo que nos quiere transmitir el disco en su totalidad y que no es otra cosa que toneladas de teclados y melodía con un añadido guitarrero en la mayoría de los temas y una batería chispeante.

En resumen un disco que ya tenía muy trillado pero que he intentado describíroslo como si fuera uno nuevo que acabara de salir del horno. En general es un buen disco con canciones gloriosas y otras a las que les falta un poquito de pulido pero que deberíais darle una escucha y los apasionados de este sonido, entre los que me incluyo, tenerlo en vuestras estanterías y apoyar un poco la escena musical. 

Recommended.

Redactor: Manuel García. 



Image and video hosting by TinyPic

LIONE - CONTI Frontiers 2018 Review






Frontiers Music s.r.l. 26 de enero de 2018


Tracklist:

Ascension
Outcome
You’re Falling
Somebody Else
Misbeliever
Destruction Show
Glories
Truth
Gravity
Crosswinds

Band:

Fabio Lione – lead vocals
Alessandro Conti – lead vocals
Marco Lanciotti – drums
Filippo Martignano – keyboards
Simone Mularoni – guitars, bass


“Powerful voices with many extraordinary effects and instrumentation”



Proyecto entre dos soberbios cantantes como son Alessandro Conti (Trick or treat) y uno de mis favoritos desde hace tiempo y que no es otro que Fabio Lione (Rhapsody) los cuales aúnan fuerzas para, bajo la batuta de nada menos que Simone Mularoni (DGM), dar lugar a un álbum que sea la respuesta italiana a ese proyecto donde las leyendas Allen y Lande daban rienda suelta a un enfrentamiento vocal soberbio.

La magia vocal e instrumental abre “Ascension” que recuerda a esa horna de grupos italianos que salieron a la par con un sonido característico que queda reflejado en este tema donde se introducen elementos progresivos para dar una mezcolanza digna de los grandes catadores de productos sabrosos. El juego vocal es sensacional y mi endiosado Mularoni le mete encima un solo y elementos que agrandan el tema y hace que desconecte y ponga el reproductor en repeat unas cuantas veces antes de poder seguir con el siguiente porque necesito sumergirme y ver todos los tesoros que tiene ocultos.

“Outcome” es puro inicio como los grandiosos DGM (menudo último disco han sacado) y lleno de energía y con un plus de velocidad endiablado que unido a otra demostración vocal hace que mi cabeza no pare de hacer headbanging al ritmo que marca cada nota que sale por cada vía de los altavoces del salón. Quizás sea el tema que más se me parece a los discos hechos por los otros cantantes que he nombrado al principio ya que la armonía y melodía musical van de la mano, sólo que aquí los arreglos y el desarrollo es algo más endurecido e incluso con trazas de progresivo.

Qué gran intro épica para comenzar “You´re falling” con una atmósfera melancólica y depresiva que nos sumerge en una espiral de recuerdos grandiosos ya que hay fases en donde me recuerdan a mis añorados Queenrÿche en sus comienzos donde cada canción era una oda al buen gusto y a la experimentación. Una pena que luego la canción entre en una dinámica en donde se desvanece esa magia en pos de un montón de ideas inconexas o a las que no encuentro un nexo claro y que me hacen evadirme de lo que realmente estoy intentando transmitiros al escucharlo.

Pero como no podía ser de otra manera sé que lo pueden hacer muchísimo mejor y no desespero. El breve espacio entre temas no hace más que darme la razón ya que “Somebody else” es toda una declaración de intenciones de cómo ambos saben interpretar a la perfección su papel en un duelo dónde las voces toman el total protagonismo y se “enfrentan” de una manera magnífica sólo con un ligero acompañamiento para que se luzcan y se coman el tema de cabo a rabo de forma maravillosa. Qué bonito es ponerse los auriculares y volver a oírlo abstrayéndose de lo que te rodea.

La épica vuelve con “Missbeliever” y es aquí donde se mueven como pez en el agua ya que este estilo se amolda más a las voces que poseen y adoptan tonalidades más variopintas llegando incluso a parecerse a numerosos temas de Kamelot, tanto que si lo cuelan en alguno de sus discos seguro que ni lo apreciamos. Personalmente estos temas son los que me gusta destacar ya que vocalmente están muy bien tratados pero es que además son un deleite instrumental por lo que el pack completo es digno de mis elogios.

Un halo de misterio se cierne con “Destruction show” en donde la narración adquiere más protagonismo y evita el jugar con ascenso y descenso de tonalidades en pos de coger una velocidad crucero de la que no moverse hasta el final lo que le penaliza en cierta manera ya que te acostumbras a cómo viene desde el inicio y no te sorprende ni abres la boca con sorpresa. Es un tema que no está mal pero con poco más que aportar al conjunto.

El otro punto que faltaba es el más power-metalero y “Glories” da buena cuenta de ello con un ritmo bastante acelerado pero sin perder de vista la melodía y el juego vocal al que nos vienen acostumbrando pero jugando a ser Helloween y similares donde la pausa no está permitida ni el pausar para ir al baño, uno se aguanta hasta el final como sea porque nos tienen “castigados” con tan inusual potencia.

Y llega una de mis favoritas que no es otra que “Truth” que parece una canción en la que cante Kiske por la entonación que cogen a veces y que refuerza el posicionamiento de estos dos auténticos monstruos con esas grandes dotes vocales. El tema es toda una declaración de cómo se debe jugar con la melodía conjugándola con una instrumentación descomunal y unas voces metidas con suavidad y en su punto exacto para que el regalo quede perfectamente empaquetado para nuestro disfrute. Genial.

“Gravity” me vuelve a sonar a Kamelot un montón y cómo es otro de los grupos que me encantan pues estoy gozando como un niño con una piruleta en forma de cd, la cual a cada lametazo emerge un cúmulo de sensaciones placenteras que hace que se deslice una sonrisa en la comisura de mis labios y un hilo de baba descienda por su extremo. 

Cierran con “Crosswinds” y con un tema que sigue la senda marcada a lo largo del album y de la que no se han apartado más que para hacer un “sólo” vocal y poco más por lo que he podido disfrutar desde el inicio hasta el final.

En resumen un disco no apto para corazones débiles y para aquellos que gusten de engullir disco tras disco sin pararse a ver qué ocultan; pero que es ideal para uso y disfrute de aquellos a los que nos encanta descubrir a dos portentos vocales unidos en un solo disco y con unos arreglos e instrumentación de gran altura.

Highly recommended
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic

AMMUNITION “AMUNITION” Frontiers 2018 Review





Frontiers Music s.r.l. 26 de enero

Tracklist:

1. Time
2. Freedom Finder
3. Virtual Reality Boy
4. Guns Ho (I Told You So)
5. Eye for an Eye
6. Tear Your City Down
7. Caveman
8. Wrecking Crew
9. Miss Summertime
10. Bad Bones
11. Klondike

Band:

Erik Martensson - guitars, bass, programming, keys, backing vocals
Victor Cito Borge - bass
Jon Pettersen - guitars
Lasse Finbrathen - keyboards
Age Sten Nilsen - lead and backing vocals
Magnus Ulfstedt - drums

Retorno de esta banda creada en 2014 por los compositores Age Sten Nilsen (ex vocalista de WIG WAM) y el multitalentoso Erik Mårtensson (Eclipse, W.E.T., Nordic Union) y que tras su album de 2015 retornan a la senda musical con este larga duración en donde esperamos nos ofrezcan algo tan fresco y refrescante como su debut. Este album se comenzó a gestar a principios de 2017 con el tema que aquí se incluye, llamado “Wrecking crew” que les dio la oportunidad de llegar a la final de Eurovisión en Noruega.

La verdad es que su debut me gustó mucho y tengo especial interés en ver cómo afrontan el difícil reto que supone mantener las expectativas que marcaron entonces y ver si las habrán asentado para consolidarse en uno de los puestos privilegiados del panorama musical dentro de este estilo que nos hace disfrutar y pasar ratos agradables.

Abren con “Time” dejando a las claras que lo que prima es la diversión y el pasárselo bien sin importarles lo que la gente opine. Siguen con ese rock n´roll en el que la batería y la guitarra destacan sobremanera junto a la peculiar voz de Age Sten, formando una combinación peculiar pero agradable, ello unido a una canción que tiene una melodía que te atrapa hace que destaque y te apetezca volver a tomar una copa de este refresco chispeante.

Como segundo corte nos regalan el single “Freedom finder” que, para mi gusto, es pura energía a pesar de que hay algunos pasajes que la debilitan como es la entrada al estribillo donde denota un cierto aire machacón con la batería sin hacer que nos entusiasmemos por ella aunque mejora en la parte posterior. Aún así yo no la hubiera puesto como primer single aunque los vericuetos de los productores y el sello musical es indescifrable muchas veces para mi escaso intelecto.

Ponedme otro ponche con cola que la fiesta continúa con “Virtual reality boy” y mis pies no dejan de dar contra la fría baldosa sobre la que se asientan a medida que los acordes de cada nota sacude mi cabeza y me permite evadirme de circunstancias desagradables que acucian mi mente últimamente. Este es un disco que necesito actualmente ya que es directo y no hace que me tenga que complicar buscando sentido y desgranando elementos que lo adornan ya que aquí se presentan pero en menor medida y para muestra esta canción directa y con un solo “impresionante” que diría el torero ese y que no debéis perderos.

Pero como muchas veces ocurre llega un momento donde todo decae y no te llena. Eso me sucede con “Guns ho (I told you so)” que es demasiado “plana” para mi gusto y muy atropellada sin dejar que encuentre un punto donde echar el ancla y desde donde poder dilucidar si el rumbo es el correcto o no; es un tema demasiado soluble que no deja poso en el fondo del vaso.

El maideniano inicio de “Eye for an eye” me despierta y me pone alerta en un tema que sin la fuerza e intensidad que los anteriores me parece muy interesante la cadencia que posee y los “arreglillos” que se le han metido y que desata mi curiosidad ante algo distinto. Es un tema bastante tranquilo pero con muy buen gusto y que te hace variar tus pensamientos un poco respecto a lo que te venían ofreciendo.

Con ramalazos a los Cult entro de cabeza a “Tear your down city” para que me enganchen de los pelos una vez más y me insten a que preste atención a otro tema con otro gran estribillo y melodía pero más trabajado que los anteriores y es que parece que al principio les hubieran dado una piedra cuadrada y a medida que el disco avanza la van puliendo y dando forma a una preciosa escultura.

Y vuelta al sonido de mis queridos Wig Wam con el desarrollo de “Caveman” sin más complicaciones que intentar adornar un tema bastante sencillote con algún diseño que mejore un poco el cuadro para que aumente su valor pero sin ser un Goya ni nada que se le parezca o se le acerque. Tema directo que acaba con la misma rapidez que empieza, es como ver pasar un Ferrari a máxima velocidad.

Y llegamos al tema eurovisivo “Wrecking crew” que me vais a perdonar pero tampoco es que pinte nada en esa competición (bueno realmente tras ver que gana Lordi poco más debo de añadir) y es que os compro que es muy fiestero pero hay mejores en este disco que podrían optar a intentar alzarse con el galardón mejor que éste. 

El momento balada acude con “Miss summertime”, un tema para que Age se luzca vocalmente y nos intente endulzar un poco la mente con ese sonido tan empalagoso y que en cierta manera parece cómo si lo hubieran grabado en una de esas sesiones que hacen mientras están ensayando temas del nuevo disco o buscando acordes ante futuras canciones. Sin más que ofrecer que una gota almibarada al disco.

El tercio cambia con “Bad bones” en donde regresan a ese sonido macarrilla y apresurado con el fin de llegar rápidamente al súmmum saltándose las etapas preliminares. Es otro de los temas que hará la delicia del concierto al cual esperamos poder asistir en la gira que ahora inician y que pasará por nuestra ciudad a lo largo del año que acabamos de comenzar.

Cerramos con “Klondike” que es otra rareza dentro de este entramado a veces tan claro y directo y otras tan abstracto y enrevesado pero que tiene su belleza si le metes vueltas a los temas y acabas encontrándoles algo de jugo incluso a este con ese cierre medio gospeliano y guitarrero; menuda mezcla de estilos.

En resumen; un disco bastante aceptable que gustará a aquellos que tengamos esas ganas de escuchar un disco directo y rápido pero que enseguida nos olvidaremos de él y es que la fecha de salida tan temprana le va a perjudicar a la hora de intentar quedar retenido en nuestra mente. Aún así debéis darle una escucha para disfrutar de esos sonidos de guitarra tan buenos que tiene.

Recommended

            
Redactor: Manuel García

Image and video hosting by TinyPic

viernes, 22 de diciembre de 2017

THE BEST OF 2017




Como todos los años, os ofrecemos nuestra especial visión de esta fantástico 2017. Ha sido un año espectacular en todos los sentidos en el que hemos sentido todo vuestro cariño hacia este blog y sobre todo hacia el programa de radio donde hemos experimentado un considerable aumento en la audiencia. Nos hace muy felices el poder compartir con todos vosotros las listas que hemos elaborado tanto Juan Antonio, como Manuel como yo por supuesto. Espero que os ayude a elaborar vuestra lista a los Reyes Magos, 












Image and video hosting by TinyPic

martes, 12 de diciembre de 2017

MAGNUM “LOST ON THE ROAD TO ETERNITY” SPV 2018 Review




Steamhammer / SPV 19 Enero de 2018
Genre: Melodic Rock

Track list:

1. Peaches and Cream 4:54
2. Show Me Your Hands 5:45
3. Storm Baby 6:13
4. Welcome to the Cosmic Cabaret 8:08
5. Lost on the Road to Eternity 5:54
6. Without Love 5:55
7. Tell Me What You've Got to Say 6:27
8. Ya Wanna Be Someone 5:56
9. Forbidden Masquerade 5:02
10.Glory to Ashes 5:35
11. King of the World 7:04


Band:

Tony Clarkin - guitars
Bob Catley - vocals
Rick Benton - keyboards
Al Barrow - bass
Lee Morris – drums

“In the deepest of the forest one music light guides you to this Magnum´s fantastic world”


Los viejos dinosaurios renacen de sus cenizas cual Ave Fénix para traernos el vigésimo álbum de estudio con el dueto Clarkin/Catley en plenitud creativa, una vez más, con la esperanza de no defraudar a su masa de fans incondicionales que han alabado cada uno de sus lanzamientos. De nuevo mi vista se va a la portada que es marca de la casa, a cargo de Rodney Matthews, donde multitud de detalles fantasiosos la pueblan y nos hace intentar profundizar en ella antes de poner el disco en nuestro reproductor. Es como ese cuadro que no paras de admirar una y otra vez con la esperanza de obtener alguna pista secreta con la que iniciar una nueva aventura.

Para este disco cuentan con dos novedades en su alineación como son el Batería Lee Morris (reemplazo de Harry James debido a la escasez de tiempo con sus otras bandas: Thunder y Snakecharmer) y Al Barrow al bajo (sustituto de Mark Stanway), que intentarán dejar el legado de sus anteriores miembros a una altura al menos parecida, cosa que es difícil de conseguir pero veremos si lo logran. Además tienen el añadido de introducir arreglos a cargo de la orquesta Wolf Kerschek.

No os aburro más y entramos de lleno con “Peaches and cream” que es ese postre delicioso que echarnos a la boca tras una buena comida para sentirnos saciados del todo y llegar al placer absoluto para nuestro paladar. Es de esas canciones enérgicas típicas de Magnum que nunca nos defrauda y nos da un plus de motivación para continuar el día con energía. Clarkin agita su varita en forma de guitarra y como buen alquimista transforma las notas en oro de una pureza absoluta el cual sirve para sostener el tema y permitor que catley le añada ese plus de sentimiento que consigue pulirlo y darle brillo a semejante metal precioso. 

Ese aire más sosegado y armonioso con ciertas partes más para deleite de los instrumentistas se consigue en “Show me your hands” que es mucho más lineal en su desarrollo hasta llegar al sólo dónde sucede lo que os explico antes y quizás sea lo más destacado del tema desde mi punto de vista ya que recurren a repetir el título en multitud de ocasiones y ello hace que el tema entre en una espiral como un dejá vu que no nos deja avanzar.

Con “Storm baby” logran ese contrapunto entre un tema baladístico y un medio tiempo en donde se deja a catley que muestre toda la amalgama de tonos con su particular voz hasta que Catley se hace notar y requiere su parte de protagonismo, logrando que ese particular dúo de egos se solapen y doten al tema de mucha profundidad con un acompañamiento de teclados perfecto y bien ensamblado lo que potencia el tema y le da una pomposidad añadida. 

Con el particular título de “Welcome to the cosmic cabaret” y un sobredimensionado minutaje nos adentramos en una fantasía musical a la que hay que prestar una inusitada atención y volver a escucharla varias veces si uno quiere sentirse protagonista de esta fábula ya que el bosque es tan espeso que no vale observarlo desde el aire sino que requiere adentrarse en él para ver cómo cada árbol se enraiza con su adyacente formando un uno o como su copa permite dejar pasar los rayos de sol con una inclinación tal que hace que la fotosíntesis tenga lugar de un modo precioso y nos haga descubrir lo que la naturaleza nos ha brindado pero que no tenemos la ocasión de admirar al vivir cegados en nuestro día a día. Es una canción de sensaciones (como dice el anuncio de suavizantes) dónde cerramos los ojos y nos transportamos al Edén.

Continuamos con la canción que da título al disco “Lost on the road to eternity” que se abre de forma espectacular como un girasol en verano al notar los rayos de sol sobre su vaina y deja que sus pipas maduren mecidas por esa brisa mañanera que le llega al despertar. Aquí la particularidad se demuestra con el dúo de voces Catley/Sammet al cual incluyen quizás como agradecimiento de Catley a ser incluido en muchos de los lanzamientos de la banda de Sammet: Avantasia junto a numerosas figuras destacadas del panorama musical.

El single “Without love” nos adentra en el universo de los versos hechos con elegancia en un estribillo demoledor que nos eriza el vello y nos hace palidecer recordando esos malos momentos con nuestra pareja y lo mal que lo pasamos en esa época en la cual todo eran sombras y un destino errático, entrando en un círculo al cual no veíamos la salida. Muy buen single como reclamo que destaca sobremanera por una perfecta conjunción de melodía y finura en su ejecución.

Teclados en plenitud para recibir “Tell me what you´ve got to say” y esa fantástica guitarra de Clarkin induciéndote a que estés atento para ver lo que va a llegar, como un estallido, a tus oidos. Es una canción muy fiestera con total protagonismo de Rick y sus fantásticos teclados inundando el tema y dejando a Clarkin que se explaye con un gran sólo también. Buen tema.

“Ya wanna be somebody” me vuelve a hacer mover las piernas a un ritmo endiablado que consiguen con el Yeah-yeah (me recuerda a Massiel salvando las distancias claro está, jejeje). Es un tema más de disfrute que de intentar buscarle las vueltas con un poderoso sólo que suele alargar el minutaje de todos los temas como aquí sucede y que además es ideal para el directo y así hacer colaborar al público que asista a él.

Nueva “rareza” con “Forbidden masquerade” el cual no consigue atraparme entre sus tentáculos del todo y es que está bien el desarrollo de este medio tiempo pero no me acaba de cuadrar el modo en que quiere hacerme que note algún tipo de sensación placentera y se queda en algo efímero que fácilmente se borra de mi memoria como un recuerdo a corto plazo. No me ha acabado de cuadrar.

La fábula continúa con un nuevo capítulo llamado “Glory to ashes” que narra una aventura en la voz de Catley ideal para contar a tu hijo antes de irse a dormir. Muchas veces me pregunto por qué no haraán una edición con un libro en el que se narre todo lo que nos hacen llegar en forma de música ya que sería un acompañamiento ideal para todo lo que escuchamos. 

Cierran esta epopeya musical con “King of the world”, otro tema extenso que es la cumbre a tan magnánima obra y que como su título nos aventura es el final perfecto a este larga duración. En modo historia, como todo el disco, nos vuelve a hacer disfrutar de la magia de Clarkin con su guitarra y nos edulcora Catley con su voz. Poco más hay que decir para aquellos que hemos seguido a esta banda desde hace mucho tiempo y disfrutamos con cada una de sus obras que pueblan nuestra discografía cómo debe de ser.

Además se incluye un segundo cd con 4 temas en vivo grabados en su actuación en el festival veraniego Leyendas del Rock en nuestro país lo que debería hacernos sentir orgullosos de que se fijen en nuestra gran tierra, a la que adoran, a la hora de incluir esos bonus en sus ediciones.

En resumen un disco que no defraudará a los seguidores de Magnum ya que sigue la senda de sus anteriores lanzamientos añadiéndo un poquito más de elementos atmosféricos que le dan ese atractivo y que puede potenciar el que alguien que no los haya seguido los descubra y se una a su amplia legión de fans. Con ganas de verlos en Abril en nuestro país y ver cómo lo defienden en vivo que es dónde se demuestra la grandeza de las bandas.


Hightly Recommended.

Redactor: Manuel García




Image and video hosting by TinyPic

martes, 5 de diciembre de 2017

IN-SIDE - "OUT-SIDE" Andromeda Relix 2017 Review




Genre: AOR
Out: December 2017
Label:  Andromeda Relix

Tracks

01 - IN-SIDE - The Gate (02:03) 
02 - IN-SIDE - The Signs Of Time (04:36) 
03 - IN-SIDE - The Running Man (04:42) 
04 - IN-SIDE - Block 4 (The Russian Woodpecker) (05:56)
05 - IN-SIDE - I'm Not A Machine (05:25) 
06 - IN-SIDE - Break Down (06:35) 
07 - IN-SIDE - Lie To Me (04:31) 

Total Running Time: 33:48 

Band
Saal Richmond (real name, Salvatore Giacomantonio), keyboardist and composer, 
Dave Grandieri (keyboards and choirs), 
Beppe Jago Careddu (vocals), 
Cloud  Beneventi (guitars), 
PJ Philip (real name, Giuseppe  Sanfilippo: bass guitar and choirs), 
Marzio Francone (drums, sound engineer). 

Aditional Musicians

Luca Betti (guitars), 
Abramo De Cillis (guitars), 
Aldo Garrone (vocals). 

Algo está pasando en Italia. Algo grande ha nacido en este hermoso país. Es algo increíble que desde Italia nos estén llegando discos que hoy por hoy son de lo mejor que se publica últimamente. Si estamos disfrutando del nuevo trabajo de Raintimes ahora nos llega este nuevo proyecto titulado In-Side en una onda que hacía mucho que no disfrutaba tanto. Si os digo que suena a Outside Edge con los teclados tan maravillosos que os harán recordar grandes momentos del pasado pensareis que estoy totalmente loco pero no es así, menudo trabajo hay en este material.

Es de aplaudir que desde nuestro pais casi vecino se esté apostando tan firmemente por este estilo musical que tantas alegrías nos dio en el pasado y donde de vez en cuando volvemos a disfrutar de manera tan sobresaliente como lo he hecho escuchando este disco.

Reza en su promo que el sonido que vamos a encontrar es semejante a bandas míticas como Alan Parsons Project, Toto, Work Of Art, Europe, Fortune. Para nada van desencaminadas esas palabras. El estilo que nos presenta es cuanto menos sorprendente por su cuidada puesta en escena. Unos sintetizadores que resaltan un resultado más que notable.

 
Hasta la foto promocional del disco te hace retroceder sin remedio a los años dorados del AOR.  Por no hablar de una portada que incrementa el valor del resultado final. Si este mundo fuese, este disco debería aparecer en las listas de cualquier buen seguidor del AOR clásico pero mucho me temo que su corta duración y las fechas en las que nos ha llegado le penalizarán. Aún así, ojo, que nadie lo deje escapar porque dentro de unos años, más de uno lo buscará sin suerte en las tiendas como algo increíble que pasó desapercibido.

Espero que no sea el caso y que les lluevan grandes reseñas porque se las merecen. Aluciante el trabajo de los dos teclistas del grupo que consiguen hacernos disfrutar en cada tema de un trabajo descomunal .

Que nadie deje pasar  2017 sin dar una escucha es este gran lanzamiento.

Recomendado
Recommended.

Image and video hosting by TinyPic